Publicado 26/06/2020 12:43:03 +02:00CET

Entidades ecologistas y vecinales sostienen que una mejor gestión de residuos haría innecesario Valdemingómez

Imagen de recurso de un camión de basura del Ayuntamiento de Madrid a las puertas del Parque Tecnológico de Valdemingómez.
Imagen de recurso de un camión de basura del Ayuntamiento de Madrid a las puertas del Parque Tecnológico de Valdemingómez. - Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo

Las entidades insisten en el plan de cierre de la incineradora de Las Lomas fijado en el horizonte de 2025

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Entidades ecologistas y vecinales como la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM), Ecologistas en Acción y GRAMA han presentado al Ayuntamiento de la capital un informe en el que sostienen que la mejor gestión de los residuos haría "innecesaria" la incineradora de Valdemingómez, algo que depende de "voluntad política".

El informe, de 25 páginas, analiza la situación de la gestión de la basura en el municipio y plantea una serie de medidas "perfectamente asumibles y viables por la Administración local". Se basan en los principios del movimiento de municipios europeos Zero Waste Europe, centrados en la prevención, la mejora de la separación, la recuperación y el reciclado de materiales y de la materia orgánica.

Afirman en un comunicado que siguiendo estos principios la recogida selectiva puede alcanzar tasas de reciclaje de entre el 80 y el 90 por ciento, una "mejora en la gestión de residuos que haría innecesaria la incineradora de Valdemingómez".

El primer pilar en la gestión de los residuos consideran que debe ser la prevención. Madrid puede alcanzar objetivos de reducción del 15 por ciento, es decir, no generar más de 1.222.967 toneladas al año. Estos objetivos se han alcanzado dos veces en los últimos diez años.

"Es fundamental implementar incentivos económicos como factor clave para el cambio de comportamiento y poner en marcha un plan de control y fiscalización de los residuos industriales", han indicado. Así, "los infrautilizados Puntos Limpios se deben convertir en verdaderos centros de reparación y reutilización".

Además los sistemas de recogida y separación de materiales han de diseñarse bajo la máxima de que ningún residuo debe acabar en un vertedero por su mala separación y para ello se deben implementar distintos sistemas de recogida (contenedores o puerta a puerta) en función de los materiales (metales, plásticos, briks, papel, cartón y vidrio; textiles, muebles, aceites...) y de sus productores (ciudadanía, comercios y grandes generadores).

Proponen llegar al 80 por ciento de separación y tratamiento de los biorresiduos a través de la instalación del quinto contenedor cerrado en los 21 distritos y barrios, con incentivos fiscales a los participantes y con un sistema de recogida puerta a puerta en viviendas unifamiliares y portal a portal en áreas homogéneas de grandes comunidades vecinales.

Los biorresiduos separados selectivamente serían tratados en las plantas existentes en Valdemingómez (compostaje y biometanización) y Migas Calientes, esto es, "ingún sobrante será depositado en vertedero", lo que se complementaría con el compostaje del 10 por ciento en domicilios y en pequeñas plantas de compostaje comunitario.

La totalidad de los residuos orgánicos separados podrían ser tratados en las plantas existentes. Habría un exceso de capacidad de tratamiento de 105.396 toneladas. La planta de biometanización de La Paloma no sería necesaria para tratar la fracción orgánica separada pasando a ser empleada para el tratamiento de la fracción resto, exponen.

Incluyen que en las plantas existentes en Las Dehesas y La Paloma podría tratarse la mayor parte de los residuos de envases ligeros y papel y cartón, unido que al incrementarse la recogida separada de la materia orgánica y también el del resto de materiales, las cantidades de fracción resto se verán reducidos sensiblemente. Un 10 por ciento de los materiales serían recuperados para su reciclaje a través de los sistemas convencionales empleados en la actualidad, de modo que "no sería necesaria la planta de Las Lomas".

INCINERADORA Y MANCOMUNIDAD DEL ESTE

En cuanto a la incineradora, las entidades firmantes señalan que este sistema "está cada vez más desaconsejado al ser un claro inductor del mantenimiento e incluso incremento de los niveles de consumo/generación". "Con una recogida selectiva adecuada y un tratamiento de separación óptimo la mayoría de los materiales normalmente incinerados no acabarían en el horno. Además la incineración es el sistema menos eficiente, más caro y que menos empleo genera en la gestión de residuos sólidos urbanos, por no hablar de los peligros que comporta para la salud y el medio ambiente", sostienen.

Las entidades insisten en el plan de cierre de la incineradora de Las Lomas fijado en el horizonte de 2025 --reduciendo la incineración al 50 por ciento en 2022 y cierre definitivo en 2025-- y la firma del nuevo contrato de la planta de Las Lomas con un sistema de control más estricto de la emisión e inmisión de dioxinas y furanos, junto a mediciones mensuales en todo el entorno del PTV y zonas pobladas próximas.

Desde finales de diciembre de 2019 los residuos de la Mancomunidad del Este se llevan a Valdemingómez para su tratamiento y eliminación debido al colapso del vertedero de Alcalá de Henares. Las plantas de Valdemingómez "no están preparadas para recibir este volumen de residuos", por lo que "cuanto antes debe cesar la llegada y tratamiento de los residuos que hasta diciembre se depositaban en el vertedero de Alcalá de Henares", concluyen.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Muere Kelly Preston, actriz de Jerry Maguire y mujer de John Travolta, a los 57 años

  2. 2

    La Fiscalía de Lleida se opone al nuevo confinamiento en varios municipios por el coronavirus

  3. 3

    Debacle de Podemos: de segunda fuerza a quedarse fuera en Galicia, y se hunde a seis escaños en Euskadi

  4. 4

    Muere un hombre de 46 años en una pelea con dos jovenes en Potes

  5. 5

    La justicia no ratifica el nuevo confinamiento en varios municipios de Lleida por el coronavirus