Un grafitero que apuñaló a un vigilante no comparece ante el juez e incurre en obstrucción judicial

Publicado 12/11/2019 13:29:24CET
Abogado de Alternativa Sindical, Roberto Mangas, a la salida de los juzgados ordinarios de Plaza de Castilla
Abogado de Alternativa Sindical, Roberto Mangas, a la salida de los juzgados ordinarios de Plaza de Castilla - EUROPA PRESS

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El grafitero detenido por herir el pasado 3 de septiembre a un vigilante no ha comparecido esta mañana a la citación judicial a la que está obligado para que declarara por un delito de lesiones, lo que supondría haber incurrido en un delito de obstrucción a la Justicia al no haber justificado la ausencia, han informado fuentes jurídicas.

El pasado 3 de septiembre, tres grafiteros asaltaron el depósito de trenes de Cuatro Vientos para realizar pintadas. Un vigilante se percató e intentó detenerlos, recibiendo varios cortes por una navaja en su brazo. Otra vigilante, su compañera, fue apaleada por los otros jóvenes.

El juez de Instrucción número 48 de Madrid, Juan Ramón Reig, había citado esta mañana al acusado y a los vigilantes heridos. El grafitero no ha comparecido, pero sí lo ha hecho su letrada sin justificar la ausencia de su cliente.

El abogado de Alternativa Sindical, que lleva la defensa del vigilante que recibió el navajazo, ha señalado que la ausencia supone un "comportamiento delictivo" y ha advertido de que lo llevará al juzgado.

Las personas citadas judicialmente para comparecer por un procedimiento penal están obligadas a ello. Salvo causa justificada, un acusado no se puede negar a comparecer. Si lo hace incurre en un delito de obstrucción a la Justicia, lo que conlleva pena de multa de seis a 10 meses.

Durante la declaración del herido, la defensa del acusado ha tratado de "desvirtuar" el testimonio de la víctima sobre lo que ocurrió ese día, indicando que su patrocinado no estaba en el lugar de los hechos.

Pese a sus intentos, el afectado ya le identificó en una rueda de reconocimiento durante la instrucción judicial, un reconocimiento que hizo sin género de dudas, según ha indicado el abogado Roberto Mangas.

Según el letrado, Juan Antonio Cabrera tuvo que ser intervenido por el navajazo que recibió en el brazo, una herida de la que aún le quedan secuelas por los fuertes dolores que sufre a diario. Pese a ello, se ha visto obligado por la empresa a seguir trabajando.

"Tengo esperanza de que todo acabe bien", se ha limitado a señalar a Europa Press el perjudicado en los pasillos de los Tras concluir su comparecencia, ha sido examinado por un forense del Juzgado.

Ese día, no solo fue herido este vigilante. Su compañera fue apaleada por los tres agresores. Hoy no ha podido comparecer ante el juzgado por un asunto familiar.

Al margen de las identificaciones en sede judicial, los tres agresores fueron grabados por las cámaras de vigilancia. Los investigadores comprobaron que los daños en los trenes por los grafitis ascendían a más de 3400 euros.

Los agentes de la Brigada Móvil-Policía en el Transporte de la Policía Nacional lograron la identificación y detención de este individuo que pasó a disposición de la autoridad judicial como presunto responsable de los delitos de daños, lesiones y amenazas.

JUICIO POR CONCULCAR EL DERECHO A LA HUELGA

Por otro lado, representaste de Metro de Madrid y la empresa Trablisa, a la que pertenecía el vigilante herido, acudirán al juicio que se celebrará mañana en el Juzgado de lo Social número 4 de Madrid en relación a la demanda de Alternativa Sindical por conculcar el derecho a huelga del pasado 12 de agosto.

Se da la circunstancia de que el vigilante herido en Cuatro Vientos fue comisionado por la sala de seguridad de Metro a acudir al depósito de Cuatro Vientos cuya custodia y contrato correspondía a Ombuds y por tanto no correspondía a la empresa Trablisa.

Además, según el demandante, dicho depósito se encontraba descubierto con motivo de la huelga indefinida que se encuentra convocada desde el pasado 12 de agosto por el impago de las nóminas de junio y la extraordinaria de julio.

El sindicato considera que "Metro de Madrid conculco el derecho a Huelga de los trabajadores y además puso en peligro a vigilantes de una subcontrata que nunca debió acudir como hicieron al depósito de Cuatro Vientos".

En el juicio que se celebrará el miércoles Alternativa sindical exige una indemnización solidaria por estos hechos a Metro de Madrid y a Trablisa de 6.250 euros.

Para leer más