Publicado 05/06/2020 17:49:31 +02:00CET

Guardia Civil disuelve una multitudinaria pelea por el intento de okupación de una casa en Colmenar de Oreja

Un coche  de la Guardia Civil aparcado en las inmediaciones del Hotel Cirilo de Cercedilla, que actúa de centro base del dispositivo de búsqueda de la exesquiadora, Blanca Fernández Ochoa, desaparecida en la sierra de Madrid hace 12 días.
Un coche de la Guardia Civil aparcado en las inmediaciones del Hotel Cirilo de Cercedilla, que actúa de centro base del dispositivo de búsqueda de la exesquiadora, Blanca Fernández Ochoa, desaparecida en la sierra de Madrid hace 12 días. - Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil disolvió anteanoche una multitudinaria pelea entre varias familias gitanas por el intento de okupación de una de ellas de una vivienda en una urbanización de Colmenar de Oreja, ha informado a Europa Press una portavoz de la Comandancia de Madrid.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 22.00 horas en la urbanización Urtajo. Tras una fuerte discusión originada según algunos vecinos porque varias personas golpearon un coche, empezaron los enfrentamientos con residentes en la zona, arrojándose entre los dos bandos puñetazos pero también piedras, botellas e incluso sillas.

Hasta el lugar acudió una ambulancia del SUMMA pero finalmente los sanitarios solo tuvo que atender a un hombre con lesiones en una mano y con algunas contusiones más. Fue trasladada al Hospital de Aranjuez, ha indicado a Europa Press un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Además, en un momento dado un coche circuló a toda la velocidad en la calle donde se estaban peleando, aunque afortunadamente no arrolló a ninguna persona. Hasta el lugar acudieron siete patrullas de la Guardia Civil y una de la Policía Local de Colmenar de Oreja, que tras mucho esfuerzo consiguieron disolver la reyerta, en la que llegaron a participar hasta 50 personas.

Vecinos de esta localidad explican que en el fondo de todo este asunto está la rivalidad por la okupación de viviendas y el tráfico de drogas, por lo que han solicitado al Ayuntamiento la instalación de vallas en esta urbanización. Y es que en el último año han entrado ilegalmente a unos 30 viviendas. La Guardia Civil ha abierto una investigación sobre estos hechos.