El Hospital Gregorio Marañón realiza el primer estudio mundial del infarto en pacientes muy ancianos

Actualizado 17/03/2007 16:08:33 CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cardiólogos del Hospital Universitario Gregorio Marañón han realizado el primer estudio en el mundo sobre el manejo y la ubicación de pacientes muy ancianos con infarto agudo de miocardio para proporcionarles la mejor asistencia sanitaria posible.

En el estudio, que se ha realizado íntegramente en el Hospital Gregorio Marañón desde 1998 hasta el 2004, han participado 100 pacientes de entre 89 y 98 años con un infarto agudo de miocardio, con el objetivo de determinar su pronóstico y los factores que lo condicionan, de tal manera que se pueda mejorar su asistencia sanitaria.

Según un comunicado de la Comunidad de Madrid, se trata de la primera investigación mundial que tiene en cuenta a este sector de la población, dado que los ensayos clínicos sobre infartos enancianos suelen excluir a pacientes de edad tan avanzada, centrándose en pacientes de en torno a 65 ó 75 años.

EL MEJOR TRATAMIENTO: HEPARINA Y ASPIRINA

Uno de los aspectos que trata el estudio es el manejo del infarto en este sector de la población y en sus conclusiones se destaca que el tratamiento más adecuado para estos pacientes --que podría serconsiderado conservador en pacientes más jóvenes-- consiste en laadministración única de heparina y aspirina como fármacos que faciliten la disolución del trombo coronario, dado que tiene menos efectos secundarios que otros tratamientos habituales en los infartos de miocardio.

En cambio, el estudio determina que el uso de fibrinolíticos, fármacos que se usan por vía intravenosa para disolver los trombos coronarios, no son aconsejables en pacientes por encima de los 89 años porque se producen más roturas cardiacas por lo que, incluso, pudiera resultar perjudicial.

La angioplastia, otra forma de abordaje del infarto de miocardioconsistente en ensanchar las arterias obstruidas por medio de uncateterismo, también habitual en pacientes más jóvenes, resulta másrecomendable que la fibrinolisis, si bien tampoco está exenta de posibles efectos secundarios en pacientes nonagenarios.

HOSPITALIZACIÓN CONVENCIONAL

El otro aspecto destacado del estudio se basa en la ubicación de estos pacientes una vez que ingresan en un centro hospitalario. Los investigadores han llegado a la conclusión de que, salvo causas concretas, no parece aconsejable su ingreso en unidades de cuidados intensivos o de agudos ya que existiría un mayor riesgo a contraer neumonías nosocomiales (infecciones hospitalarias), además de por su tendencia a tener episodios de confusión y desorientación.

La alternativa que sugiere el estudio es su ingreso en unidades convencionales de hospitalización. Disponer de unas pautas que permitan mejorar la atención a pacientes tan mayores es el objetivo principal del estudio ya que la prevalencia de la cardiopatía isquémica o enfermedad coronaria aumenta exponencialmente con la edad, y en los pacientes a partir de los 90 años de edad se aproxima al 50 por ciento.

Por su parte, la tasa de infartos por cien mil habitantes en España está en torno a 200, pero esta cifra se triplica en lospacientes mayores de 90 años. El hecho de que la población está envejeciendo y que la esperanza de vida de la población española aumente, siendo una de las más altas del mundo, propicia que cada vez sea más frecuente el número de hospitalizaciones de personas ancianas con un infarto.

Este trabajo ha sido merecedor de varios premios nacionales einternacionales, como el del grupo de trabajo de Farmacología de laSociedad Europea de Cardiología, y ha sido publicado en revistas científicas como el American Journal of Cadiology y Heart.