Publicado 20/05/2022 18:22

Un investigador del Visavet, sobre la viruela símica: "Lo razonable es que se contenga en un plazo relativamente corto"

El investigador Julio Álvarez Sánchez, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y del Centro de Vigilancia Veterinaria (Visavet)
El investigador Julio Álvarez Sánchez, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y del Centro de Vigilancia Veterinaria (Visavet) - EUROPA PRESS

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El investigador Julio Álvarez Sánchez, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y del Centro de Vigilancia Veterinaria (Visavet), ha explicado este viernes que sería "razonable" que la viruela símica o viruela del mono "se contenga en un periodo de plazo relativamente corto".

En declaraciones a Europa Press Televisión, el investigador ha recalcado que el virus 'monckeypox', por lo que se conoce hasta el momento, "tiene una transmisibilidad relativamente limitada", por lo que ha insistido en que "hay que tener precaución" pero "no alarmarse en exceso".

En la Comunidad hasta este viernes se han registrado un total de 30 casos confirmados, mientras que otros 15 siguen en estudio como sospechosos. En todos los casos son hombres y su evolución clínica es positiva.

Aunque se trata de un virus zoónico cuya transmisión es generalmente respiratoria, las características de los casos en la región apuntan a un contacto con mucosas durante las relaciones sexuales. Se trata de dos cadenas de transmisión, con uno foco ya localizado en una sauna de la región con la que están relacionados la mayoría de los contagios.

El experto del Centro de Vigilancia Veterinaria (Visavet) ha recordado que la varicela símica es endémica en países de África central y occidental, en los que se han descrito la mayoría de los casos conocidos hasta el momento pero en los que "no se conoce bien la frecuencia de presentación de la enfermedad porque no hay programas de vigilancia que actúen de manera rutinaria".

En los últimos días se han registrado casos en países fuera del continente africano como Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, Portugal, Suecia, Bélgica o Italia.

"Debemos tener precaución" porque es una enfermedad inesperada (la viruela se consideró erradicada en 1980 por la OMS) y hay que tener "cierta cautela", ha indicado Álvarez Sánchez, "pero no hay que perder los estribos ni alarmarse en exceso". "Entiendo que ahora que la emergencia ha surgido y las autoridades sanitarias son conscientes lo razonable es pensar que se contenga en un periodo de plazo relativamente corto", ha explicado.

En los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. En África se han descrito infecciones humanas resultantes de la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectados. En la primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en los Estados Unidos, siendo la primera vez que se detectó la enfermedad fuera del continente africano. La mayoría de los pacientes había tenido un contacto estrecho con perros de la pradera domésticos que habían sido infectados por roedores africanos importados al país.

"Se han descrito varios casos siempre importados de gente que había viajado, que había estado en zonas endémicas y luego había regresado a sus países como Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Singapur. Más raro es en estos casos porque se han descrito en gente que no tenía un historial de viaje", ha indicado.

En este sentido, el investigador del Visavet ha apuntado que "la hipótesis es que hay cadenas de transmisión secundaria" y "lo razonable es pensar que indirectamente todo esto ha venido por algún viajero a una zona endémica".