Un juez ordena al CIE de Aluche dar a una interna con cáncer dieta adecuada, control médico y rápido acceso al baño

Actualizado 25/04/2011 17:18:06 CET

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juez número 6 en funciones de control jurisdiccional del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche ha ordenado a esta institución a que proporcione a una interna con cáncer de colon una dieta adecuada a su enfermedad, prestarle especial asistencia y control médico y facilitarle un rápido acceso al baño por la noche.

El juez responde así a las quejas por "deficiencia notoria de la atención médica y sanitaria" denunciada por una ONG hace unos meses. La interna, de origen brasileña, relató, por ejemplo, que una compañera de dormitorio fue la que le tuvo que colocar unos enemas que habían sido prescritos facultativamente por el Hospital Infanta Leonor, "que deberían haber sido puestos por un enfermero".

Además, la mujer ha tenido desmayos y ha sufrido de elevación de tensión, por lo que el magistrado exige al CIE que ordene al médico y al enfermero de la institución que presten "especial asistencia y control a la interna" y le proporcione "sin pretexto alguno" una dieta alimenticia rica en fibra, especialmente en frutas y verduras y que dicha dieta sea "supervisada y controlada" por el médico.

Otro de los problemas de su enfermedad radica en el descontrol y falta de regulación intestinal, lo cual le apareja la necesidad de evacuaciones imprevistas a cualquier momento del día. Así, la interna protestaba que al no existir dormitorios con inodoros no podía defecar adecuadamente cuando lo necesitaba ya que, por la noche, debe llamar al timbre para que le abran, y muchas veces los agentes "demoran o retrasan la apertura".

Por ello, el juez resuelve que el director del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche ordene a los agentes que "acudan de inmediato y a la máxima urgencia" para abrir las puertas de los dormitorios "y faciliten así una rápida salida de los internos para evacuar fisiológicamente".

"El CIE de Aluche sigue careciendo en los dormitorios cerrados de inodoro o retrete y las quejas vienen siendo reiteradas por diversos internos, y no sólo en este caso", ha añadido la resolución judicial, a la que ha tenido acceso Europa Press.

La afectada ha denunciado que en una ocasión, un policía, "al que no ha podido identificar por llevar el número de placa al revés", leyó una carta personal de la interna dirigida a un familiar. El juez rechaza este procedimiento y recuerda que el CIE no es una prisión y el derecho a la intimidad de la correspondencia "es un derecho fundamental que no puede ser vulnerado por ninún agente, puesto que sólo por la autoridad judicial se puede proceder a interceptar o leer la correspondencia".

La interna también se ha quejado de que al recibir visitas, algún policía le ha impedido que el visitante le entregase toallitas de bebé y protectores para la higiene íntima, comportamiento que también ha sido rechazado por el juez.

Por último, la denunciante también se quejó de que numerosos agentes de Policía Nacional del CIE llevan la placa de identificación numérica dada la vuelta para que no se pueda leer. Ante ello, el juez de control ha indicado que esta queja no es aislada, sino que se le ha presentado en diversas ocasiones y ha exigido al director del Centro que ordene que todos los agentes lleven correctamente colocadas dichas placas.

En la misma línea el Defensor del Pueblo solicitaba en su informe anual de 2010 hecho público hace pocas semanas que el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche debía extender el sistema de videovigilancia a todas las dependencias para garantizar los derechos de internos y funcionarios, "preservando el lógico derecho a la intimidad", y que se permita a los extranjeros el libre acceso a celdas y aseos "y su uso nocturno sin necesidad de avisar al agente de custodia, se instalen mamparas en las duchas y se reduzca el número de internos por celda".