Madrid se convierte en la capital de la paz

Inauguración del II Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 05/11/2018 22:49:39CET

Madrid, 5 nov (DPA) -

Con un llamamiento a la bondad del ser humano, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, inauguró hoy el II Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y la Educación para la Convivencia y la Paz, que se desarrollará hasta el jueves en la capital española.

"La violencia no es un instrumento para resolver los conflictos", dijo la regidora en un acto celebrado en el recinto cultural construido en el antiguo Matadero de Madrid y que contó con invitados como su homóloga en Barcelona, Ada Colau, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, o la tunecina Wided Bouchamaoui, premio Nobel de la Paz.

"La violencia no es consustancial al hombre", insistió Carmena citando a otro ilustre defensor de la paz, el ex presidente sudafricano Nelson Mandela. "El futuro es de la cooperación y no de la confrontación. Seamos capaces de establecer políticas contra la violencia, políticas que tengan habilidades de resolver los conflictos de forma pacífica".

Ese es el objetivo de un foro que durante cuatro días convertirá a Madrid en la capital mundial de la paz y que pretende abordar especialmente la violencia contra las mujeres y contra la infancia, así como el fanatismo terrorista, la xenofobia o el racismo.

Decenas de talleres, ponencias, encuentros o actos culturales abordarán los problemas que las ciudades sufren por culpa de la violencia. Habrá incluso un apartado para las agresiones en las redes sociales.

Latinoamérica estará muy presente en el foro. Habrá tiempo para conocer las experiencias de países como Colombia, El Salvador o Bolivia. Y además, el encuentro servirá también para acoger el miércoles el XI Foro Iberoamericano de Gobierno Locales.

Otro de los invitados estrella de la inauguración fue el pianista James Rhodes, que puso el acento sobre los abusos sexuales sobre los niños, una violencia de la que fue víctima en su infancia. El músico, que interpretó varias piezas durante el acto, aprovechó para pedir a los políticos españoles que apoyen la reforma de la ley para luchar contra el abuso infantil.

"Esta ley convertiría a España en el país número uno del mundo en este campo", advirtió el británico, que reside en Madrid desde hace tiempo.

También estuvieron presentes en la Nave 16 del Matadero Gabriela Firea, alcaldesa de Bucarest; Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director general de la Unesco; Patrick Keuleers, director de gobernanza y construcción de paz de PNUD, Mpho Franklyn Parks Tau, presidente de CGLU, y Carlos Martínez, alcalde de la pequeña ciudad española de Soria.

Por videoconferencia participaron también José Graziano da Silva, director general de FAO, y Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

"Hoy día, en pleno siglo XXI -dijo la alcaldesa madrileña en su alocución- hay que afirmar que la violencia no es consustancial al ser humano. La venceremos. La humanidad ha vencido muchas plagas, ha destruido muchos errores, destruiremos también este", se esperanzó.

Carmena admitió que Madrid es una ciudad muy segura comparada con otras, sobre todo muchas de las urbes más grandes de Latinoamérica. "Del 1 de enero a junio de 2018 solamente hubo siete muertes violentas en nuestra ciudad. Lo hablaba con una gran amiga que va a ser la alcaldesa de Ciudad de México y me decía que allí, cada día, hay muchas más. Hay 24, 25, 29", lamentó.

"En muchas ciudades de América Latina, con las que compartimos historia, tenemos mucha violencia. Madrid tiene un nivel bajo, solamente siete, pero de esas siete muertes, tres son de mujeres. Qué vergüenza que no podamos superar esa lacra", advirtió la ex juez de 74 años.

Sin embargo, Carmena lanzó en la parte final de su discurso un mensaje de esperanza. "Está habiendo un cambio trascendental en las sociedades de pasar de una educación militarista a una educación de la paz", dijo. "La mayor parte de los jóvenes a los que los expertos han preguntado si la violencia es útil para resolver los conflictos nos han dicho no. Así que ánimo, vamos por el buen camino".

"Con las políticas contra la violencia estamos logrando un mundo mejor. Madrid quiere dar ese paso. Ojalá haya muchas ciudades más y hagamos una gran asociación de ciudades de paz", concluyó.