Publicado 08/02/2021 20:25CET

La marcha a favor de Pablo Hásel no fue comunicada a Delegación del Gobierno y acabó con 1 detenido y 187 identificados

Varias personas participan en una manifestación contra el encarcelamiento del poeta y rapero Pablo Hasél, en Barclona, Catalunya (España), a 6 de febrero de 2021. Esta manifestación se produce después de que el pasado mes de enero la Audiencia Nacional or
Varias personas participan en una manifestación contra el encarcelamiento del poeta y rapero Pablo Hasél, en Barclona, Catalunya (España), a 6 de febrero de 2021. Esta manifestación se produce después de que el pasado mes de enero la Audiencia Nacional or - Kike Rincón - Europa Press

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La manifestación en contra de la entrada en prisión del rapero Pablo Hásel no estaba comunicada a la Delegación del Gobierno en Madrid y terminó con un detenido, 187 identificados y 10 actas policiales, han informado a Europa Press fuentes policiales.

La concentración, que discurrió por el entorno de la plaza Jacinto Benavente de Madrid comenzó a las 18 horas y duró hasta poco antes de las 21 horas. Con una asistencia de unas 500 personas, estaba liderada por el Movimiento Antirrepresivo de Madrid y apoyada por otros colectivos de extrema izquierda.

Casi al término de la protesta, algunos de los participantes volcaron vallas, contenedores y destrozaron parte del mobiliario urbano por la zona. Además, un reportero de Telemadrid que cubría la misma fue increpado y el cámara fue golpeado y le rompieron el equipo, unos hechos que fueron condenados por políticos de casi todos los colores políticos, desde Isabel Díaz Ayuso (PP) a Ignacio Aguado y Begoña Villacís (Cs), Pablo Gómez Perpinyà (Más Madrid) o Pilar Sánchez Acera (PSOE).

Hásel fue condenado a nueve meses y un día de prisión por la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional en septiembre de 2018, así como al pago de una multa de aproximadamente 30.000 euros por un delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la monarquía y a las fuerzas de seguridad del Estado tras difundir mensajes atentatorios en redes sociales. Tiene pendiente otra condena de dos años de 2015.

Para leer más