Más de un centenar de entidades ciudadanas se benefician de la casi veintena de cesiones de espacios municipales vacíos

Más de un centenar de entidades ciudadanas se benefician de la casi veintena de cesiones de espacios municipales vacíos
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2019 10:15:00CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un balón de oxígeno y una oportunidad para poder desplegar sus actividades en las mejores condiciones posibles: eso es lo que suponen las cesiones de espacios de titularidad municipal a más de un centenar de entidades ciudadanas, cesiones que se acercan a la veintena con las cuatro nuevas, con cargo al Fondo de Reequilibrio Territorial, que llegarán en las próximas semanas, anunció el delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, en la última comisión de Participación Ciudadana.

La autogestión ciudadana es la solución para dar vida a espacios ya no sólo infrautilizados sino directamente vandalizados al sumar años vacíos, una situación que choca con la necesidad de locales del tejido asociativo.

En este momento son catorce las cesiones: Centro (cuatro), Arganzuela, Retiro, Chamberí, Fuencarral, Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, Villaverde, San Blas y Barajas (dos). Algunas cesiones llegan a espacios emblemáticos para los barrios, como la de parte del antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi o la que en su momento fue una oficina de Delegación de Gobierno, en San Blas.

EL CINE QUE NUNCA LO FUE

El cine que nunca lo fue en el número 104 de la calle Godella, en el barrio de San Cristóbal (Villaverde), está abierto desde enero a la autogestión ciudadana tras 25 años siendo demandado por los vecinos. Lo insufla de vida la iniciativa ciudadana Cinesia, formada por una quincena de asociaciones, colectivos y organizaciones.

Son 1.784 metros de local cedidos por la Junta de Villaverde después de una reforma financiada por el Fondo de Reequilibrio Territorial e Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) en el que se proyectó para ser un cine, que nunca llegó a serlo, y que incluso llegó a oficiar alguna misa ante la falta de parroquia en el barrio.

La última cesión tiene fecha, el lunes 15 de abril, cuando 39 entidades vecinales agrupadas en el proyecto 'Haciendo barrio' recibieron las llaves de la conocida popularmente como la Casa del Cura, un antiguo bloque de viviendas de cuatro alturas que albergó durante años la casa rectoral de la vecina parroquia Maravillas. Ahora se llenará de actividades gratuitas y abiertas en plena plaza del Dos de Mayo.

MADRID NO TIENE MAR PERO SÍ PLAYA

Desde abril de 2017 el distrito de Fuencarral-El Pardo puede decir que tiene playa, cuando la asociación de Enfermos de Corea de Huntington se hizo con la cesión de un primer espacio ciudadano en Fuencarral-El Pardo de más de 800 m2 en la avenida Cardenal Herrera Oria, 80B, en un recinto compartido con un centro de día.

En él pueden poner en práctica sus actividades junto con otras iniciativas ciudadanas ya que su proyecto fue elegido por el Ayuntamiento, entre los tres presentados, por su apuesta por la intercooperación.

LA NUEVA VIDA DEL EDIFICIO DE DELEGACIÓN DE GOBIERNO

Pocos podían haber imaginado que los 528 metros del edificio del que primero fue un colegio en San Blas-Canillejas y después una oficina de Delegación de Gobierno se convertirían en algún momento en epicentro de la vida vecinal del distrito, con las asociaciones Talloc, Krisol y Por una Vivienda Digna al frente.

Ahora, desde el 23 de la calle San Faustino y en lo que fue una oficina de Delegación de Gobierno de atención a población migrante antes de acumular años de desuso, se desarrollan actividades de asesoramiento a víctimas de violencia machista, acompañamiento a familias que necesitan el apoyo de los servicios sociales, se distribuyen alimentos, ropa o juguetes, se ayuda a buscar empleo, se acompaña a quien lo necesite en los trámites administrativos, activan programas contra el absentismo escolar y hasta un cine de barrio.

DE PRIVILEGIO A DERECHO

La ordenanza de Cooperación-Público Social, la primera en este ámbito del Ayuntamiento de Madrid, es la que da sustento legal a la cesión a entidades ciudadanas de espacios de titularidad municipal: recoge las directrices diseñadas por el equipo de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social para "convertir en derecho lo que antes era un privilegio", ha reiterado Murgui a lo largo del mandato ya que hasta entonces las cesiones dependían del arbitrio de la Administración.

En definitiva, se pone "criterio, transparencia y orden" a la solidaridad ciudadana en espacios municipales en desuso. Arraigo en el barrio, que tengan una trayectoria a sus espaldas y que cooperen con otras entidades son los requisitos que se ponen encima de la mesa para valorar qué iniciativas sin ánimo de lucro, todas con personalidad jurídica, aprovecharán esos espacios públicos, siempre limitados.

CAMPUS ASOCIATIVO DE MADRID

Con estas cesiones muchos proyectos vecinales pueden seguir en marcha al no tener que estar temiendo constantemente por la pérdida de un local con unos alquileres que no son sencillos de pagar.

Otro de los pasos que ha dado el área de Coordinación Territorial lleva hasta el futuro Campus Asociativo de Madrid, que ha comenzado a construirse esta semana en cuatro pabellones del antiguo ferial de la Casa de Campo (Valencia, Icona I, Icona II y Ministerio de la Vivienda), en este momento abandonados y vandalizados.

El Campus servirá de sede y de apoyo a las 2.287 asociaciones, 101 federaciones-confederaciones y 22 fundaciones inscritas en el Censo Municipal de Asociaciones y otras Entidades Ciudadanas y contará con espacios de coworking, exposiciones y la futura sede de su Escuela de Formación.

Contador