Publicado 25/05/2015 17:00CET

Miles de personas asisten a la tradicional 'comida de vaquillas' del Cerro de los Ángeles


GETAFE, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Varias miles de raciones de caldereta se han repartido gratuitamente en el Cerro de los Ángeles este lunes, día festivo en Getafe, en la tradicional 'comida de vaquillas' que organizan desde hace 28 años las peñas taurinas de la localidad con motivo de las fiestas patronales de la Virgen de los Ángeles.

Para cocinar la caldereta se utilizan todos los años unos 1.500 kilos de carne que, en los orígenes de esta celebración procedían de las reses que se soltaban en los encierros, hasta la prohibición de estos festejos en 1993 por parte del Ayuntamiento de Getafe.

Hace años, la caldereta se guisaba en el cerro o en el patio de un colegio de Getafe y, además de los 1.500 kilos de carne, se utilizaban unos 100 kilos de zanahorias, otros cien kilos de patatas y 25 kilos de ajos y cebollas.

El presidente de la peña taurina San Isidro, Manuel Martínez, ha manifestado a Europa Press que este año, aunque han estado en el cerro, se han negado a participar activamente en la organización en señal de protesta por la supresión de los festejos taurinos del programa de fiestas.

Al respecto, el alcalde Juan Soler ya manifestó el pasado viernes que habían pensado que el dinero de los toros lo iban a gastar en una fecha más adecuada y que no compita con San Isidro.

"Ahora está la feria de San Isidro en Madrid y si hacemos una tarde taurina en Getafe, que además nos sale caro, pues no se llena, va muy poca gente desgraciadamente porque van a las Ventas, por lo que vamos a hacerlos seguramente en septiembre, aprovechando el momento en el que está terminando la temporada taurina", ha agregado.

Según el alcalde, serán tres festejos "que podrían ser una corrida, una novillada y un concurso de recortes o unos rejones, unos recortes y una corrida".

El pasado año tampoco hubo festejos taurinos en las fiestas al quedar desierto el concurso convocado por el Ayuntamiento para contratar una corrida de rejones y un concurso de recortes con un precio de licitación de 50.000 euros, después de que en 2013 tampoco se contratara la corrida de toros.

Para leer más