Publicado 05/10/2018 13:32CET

Multitudinaria concentración en los talleres de Metro en honor al trabajador fallecido por exposición a amianto

Concentración trabajadores de Metro en Canillejas
CEDIDA

CCOo y UGT reclaman que se desplieguen indemnizaciones a las familias de los empleados afectados por amianto

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores de Metro de Madrid se han concentrado este mediodía en el recinto de talleres del suburbano en el centro de Canillejas en homenaje a Julián M. R., el primer empleado al que se le reconoció enfermedad profesional por exposición a amianto y que ha fallecido esta noche por asbestosis.

Una multitud de compañeros del trabajador fallecido, que ha sido oficial de mantenimiento en este centro durante varias décadas, han guardado cinco minutos de silencio en señal de duelo. Aparte, en el edificio de oficinas de Metro en Cavanilles también ha habido una concentración en apoyo a sus familiares.

Por otro lado y en el marco de la sesión de la comisión de Transportes de la Asamblea de Madrid, los diputados y comparecientes en este órgano, a la que ha acudido el consejero delegado de Metro Borja Carabante, han guardado también un minuto de silencio por este fallecimiento.

El secretario general de CCOO Madrid, Juan Carlos de la Cruz, ha señalado en declaraciones a Europa Press que espera que la compañía "de una vez por todas" proceda a indemnizar a los trabajadores afectados por exposición a amianto y destine pólizas para estos casos.

De la Cruz, visiblemente conmocionado por el fallecimiento de Julián M.R., espera que Metro actúe de este modo para que las familias no tengan que "pelear" en los juzgados para lograr las indemnizaciones, al recordar que Metro ha contratado un prestigioso bufete de abogados para defenderse ante demandas. Ello podría generar procesos judiciales que podrían demorarse "muchos años".

Recuerda que los trabajadores afectados (cuatro reconocidos y uno sospechoso) contrajeron su dolencia por inhalar fibras de este material, potencialmente cancerígeno, cuando desempeñaban sus funciones en su puesto de trabajo.

Por otro lado, ha emplazado a Metro a que se tomen las medidas para retirar todo el amianto de las instalaciones, dado que desde 2003 (cuando se certificó en un informe su presencia) "no se hizo nada" y siguen apareciendo componentes con ese material.

Metro de Madrid, tras la aparición de los primeros casos, configuró un plan de desamiantado de las instalaciones con una inversión de 140 millones a desplegar hasta el año 2025, con la estimación de retirar este material de las unidades móviles antes de que finalice el año 2019.

A su vez, CCOO expone que la compañía acumula cuatro actas de infracción relacionado con la presencia de amianto y la vigilancia de salud de los trabajadores.

"El primer paso para encauzar la problemática del amianto es reconocer esa exposición, realizar un estudio de esa exposición y determinar qué tipo de vigilancia sanitaria específica (VSE) debe realizar cada trabajador y con qué periodicidad deberá realizarla. Luego vendrán las indemnizaciones y la creación de fondos para los actuales afectados y los que desgraciadamente salieran en el futuro", recalca el sindicato.

Por su parte, el representante de UGT en el suburbano, Teo Piñuelas, ha señalado a Europa Press que la muerte de este segundo trabajador (en mayo falleció otro afectado) tiene que "remover conciencias a los políticos" y les insta a aprobar en la Asamblea una resolución para "resarcir" a las familias de los trabajadores afectados con indemnizaciones.

Para leer más