Nicolás Piñeiro: "Algún día Gallardón me pedirá disculpas por el daño que conscientemente me hizo"

Actualizado 25/02/2010 19:08:21 CET

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex diputado de Alianza Popular por la Comunidad de Madrid Nicolás Piñeiro, protagonista de la moción de censura fallida que presentó en 1989 Alberto Ruiz-Gallardón contra el entonces presidente, Joaquín Leguina, considera que algún día el actual alcalde de la capital le "pedirá disculpas por el daño que conscientemente" le hizo.

Piñeiro, con cuya abstención evitó que Ruiz-Gallardón fuera presidente regional en esa primera ocasión, consideró hoy que las informaciones recogidas en el libro 'Luz Crepuscular' de Leguina deberían haber llegado antes, pues, para él, "es como si hubiera estado en la cárcel durante 20 años" y ahora se supiera que no cometió "ningún el delito".

"Yo creo que, algún día, Gallardón me pedirá disculpas por el daño que conscientemente me hizo. No sé cuándo, pero si tiene conciencia cristiana, algún día lo hará. Si no, al tiempo, esperaremos sus memorias; a lo mejor ahí sí dice la verdad, igual que Leguina, que debió haber salido antes a manifestar lo que hoy ha escrito", consideró.

Sin embargo, asegura que quien sí se benefició realmente de su abstención fue el hoy alcalde de Madrid. "Él mismo así se lo reconoce a Leguina y le dice que si hubiera prosperado la moción de censura, nunca hubiera sido presidente de la Comunidad", recalca Piñeiro.

Asimismo, destaca que él dejó AP un año antes de la moción "por discrepancias con Gallardón y sus cortesanos de Génova". "Gallardón y su equipo supieron vender bien la imagen de haber sido las víctimas y yo, un traidor. Ellos tenían intereses mediáticos y personales, así como dinero para pagar a los medios y... yo no. No se perdona que uno se vaya; que te echen, sí", planteó.

"La justicia cuando se equivoca, indemniza y repara los daños causados. ¿Quién me indemniza a mí?", se pregunta el ex parlamentario, que después de abandonar Alianza Popular fundó el Partido Regionalista Independiente de Madrid (PRIM).

"Fue muy duro, sobre todo, para explicárselo a mi familia. Mis hijos también tuvieron que enfrentarse a las habladurías, reportajes falsos", destaca, al tiempo que relata que le frustra la impotencia, ya que "sólo se oía lo que querían vender unos pocos" y él "no tenía voz porque estaba vedado y sólo interesaba publicar la mentira".

En este sentido, destaca que no existe ni existió nunca una sola denuncia ni una sola prueba aportada por quienes le acusaban de 'vendido'. "Jamás he tenido que ir a un juzgado a defenderme de ninguna de estas acusaciones, pero se me sentenció, ni siquiera fui presunto, fui culpable directamente (...) y ahora, 20 años después, los protagonistas de aquella parte de la historia reconocen que no cogí un duro de aquello", lamenta.

"A veces la vida te pone contra la espada y la pared y cualquier camino que cojas te lleva a un precipicio, pero he estado acompañado siempre de mi familia y de muchos, buenos y verdaderos amigos que sabían la verdad", continúa.

Piñeiro asegura que quien conoce bien a Gallardón considera que "no es claro y que el poder le obsesiona". "Ya dije una vez que se le nombrara candidato a la Presidencia para que se estrellara o ganara, y así dejara de ser el enemigo número 1 de su propio partido", apostilla.

"No creo que cuente con muchos afectos, y puede que funde un partido. Si no, al tiempo, y si hay que hablar de traición habría que pedir valentía a muchos de sus compañeros actuales, como Hernández Mancha, Herrero de Miñón e incluso al propio Aznar, a quienes intentó 'mover la silla'", acusa el ex diputado.

Piñeiro, que califica de "decisión coherente" el haberse abstenido "porque no estaba de acuerdo con Gallardón", indica que se lanzó a crear un partido regionalista de Madrid, el PRIM, para defender a Madrid y que la capital no perdiera todo sus derechos frente a intereses imparciales de los partidos generalistas y frente a los nacionalismos.