Percival Manglano será becario en un despacho de abogados tras quince años con cargos: "La política corrompe"

Percival Manglano
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 23/04/2019 13:56:51CET

"Quiero ser libre. Y ser libre significa que el ejercicio de la política sea una decisión, no una obligación", dice

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid Percival Manglano será becario en un despacho de abogados para poder ejercer como colegiado en 2020 tras quince años en política, reconociendo que cree como "buen liberal" que "la política corrompe" y que "hay que mantenerla siempre a una cierta distancia".

Manglano anunció en su cuenta de Twitter la pasada semana que dejaba la política para empezar "una nueva etapa" en septiembre, un nuevo camino que explica en un artículo publicado en el diario digital 'libertaddigital.com'.

"Llevo unos 15 años en política. He sido asesor, jefe de gabinete, director general, consejero y, durante los últimos cuatro años, concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Ahora tengo 46 años y he llegado al convencimiento de que necesito una mayor experiencia en el sector privado. No quiero dedicar toda mi vida profesional a la política. Esa es la razón por la que me marcho", explica en el texto.

El edil desvela su creciente amor por el Derecho, una carrera que comenzó a estudiar por la UNED en 2014 casi por curiosidad intelectual y con la que descubrió una nueva vocación.

Al estar obligado a hacer unas prácticas, envió su CV a decenas de despachos de abogados y uno, con una sola entrevista, le permitirá hacer prácticas el próximo septiembre.

"Espero colegiarme y ejercer ya el año que viene, en 2020. Dejo la política agradecido. He vivido grandes momentos en política y he hecho buenos amigos. Sobre todo, he tenido la ocasión de defender aquello en lo que creo. Pero es hora de hacer otra cosa. Como buen liberal, creo que la política corrompe. Y, por lo tanto, hay que mantenerla siempre a una cierta distancia. Con la edad, es mucho más difícil hacerlo", subraya.

"Las opciones fuera de la política son cada vez más escasas. Esto es así no sólo desde un punto de vista profesional sino también personal: los políticos tienden, con el tiempo, a no saber reconocerse fuera de la política; es como si su identidad estuviese definida por el cargo público que ostentan. No quiero que eso me ocurra a mí. Quiero ser libre. Y ser libre significa que el ejercicio de la política sea una decisión, no una obligación", añade.

Para leer más