Actualizado 03/04/2007 19:02 CET

La restauración de San Andrés, que terminará este año, sacará a la luz una de las pocas iglesias góticas de Madrid

La Comunidad invierte 2,2 millones de euros en la rehabilitación de la Capilla del Obispo

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las obras de restauración del conjunto monumental de San Andrés, declarado Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico Artístico, permitirán sacar a la luz una de las pocas iglesias góticas que existen en la ciudad de Madrid, explicó hoy el consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas.

La Comunidad de Madrid tiene previsto invertir en la mitad Norte del conjunto, concretamente en la capilla del Obispo, la sala capitular, sus dependencias anexas y el claustro, alrededor de 671.000 euros este año, que se sumarán a los 1,6 millones de euros del pasado año.

Según declaró hoy Fisas, durante su visita a las obras, la restauración de la Capilla del Obispo, que fue adjudicada al arquitecto Javier Vellés en 2004 y se inició en 2006, se prevé que termine a finales de este año, después de 40 años cerrada al público. "Cuando se termine se podrá mostrar a los madrileños una de las pocas iglesias góticas que existen en la ciudad", añadió.

Por su parte, Vellés explicó que la dificultad principal fue la reconstrucción de los pisos de la torre, porque se hundían. "Hemos tenido que darles solidez", e intentar darle al exterior de la capilla la forma que fue pensada en su origen. "Debemos hacer lo que creemos que fue soñado, y así lo estamos haciendo", manifestó.

Por ahora, tras el hallazgo, se han podido documentar diferentes fases constructivas diferenciadas de la parroquia primitiva, la original entre los siglos XI y XII, seguida de una ampliación plenomediaval del siglo XIII y una bajomediaval del siglo XV de la época de los Reyes Católicos.

Los trabajos llevados a cabo por la Comunidad de Madrid en este mismo espacio entre 1986 y 1999 permitieron la recuperación de la capilla barroca de San Isidro, cerrada desde la Guerra Civil y que ahora aparece como presbiterio de la renovada iglesia parroquial.

Las actuaciones de restauración, que permitirán la comunicación entre la iglesia y el claustro, además del acceso a la Iglesia de San Andrés desde la escalinata de la Plaza de la Paja, consisten en intervenciones de cimentación, muros de carga, cerramientos de la fachada, forjados, cubiertas, carpinterías y acabados que mejoren su estabilidad, su resistencia ante las inclemencias atmosféricas, así como su seguridad y accesibilidad.

En el proyecto se incluye también la colocación de un retablo y de una nueva pila bautismal en el presbiterio de la Iglesia. Además, se está realizando la construcción de un semisótano que enlaza con el de las criptas bajo las salas y una escalera que comunica este semisótano con la planta baja.

Asimismo, se está modificando la cubierta, dándole la forma que le correspondería tradicionalmente a la planta y a las fábricas más antiguas que se conservan. La intervención se completa con actuaciones en todas las instalaciones generales, tales como la red de fontanería, electricidad, megafonía, informática, calefacción y protección contra incendios.

ANTIGUA PARROQUIA Y CEMENTERIO

Las intervenciones destinadas a renovar el suelo de la capilla del Obispo y liberarlo de humedades y las realizadas sobre la antesala de la cripta en el piso principal han implicado la realización de una excavación arqueológica al aparecer los restos de la antigua Parroquia de San Andrés y de su cementerio, con diversos enterramientos, entre los que destaca una tumba antropomórfica, que sería la primera de estas características encontradas en Madrid capital.

Estos hallazgos han hecho necesario replantear todo el programa de intervención arqueológica, ampliándolo a toda la capilla, ya que se pretendía la recuperación de la estructura original de la antigua parroquia y el conocimiento de su evolución histórica, al igual que el conocimiento de la dinámica del cementerio.