Actualizado 14/03/2009 16:21 CET

La sala La Riviera reabrirá este fin de semana tras conseguir la licencia municipal de funcionamiento

Los propietarios del local retiran el recurso judicial contra el Ayuntamiento al conseguir la licencia de funcionamiento para la sala

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La sala La Riviera de Madrid ya cuenta con la licencia municipal necesaria para poder funcionar, por lo que volverá a estar abierta al público este fin de semana en su horario habitual, según confirmaron a Europa Press tanto fuentes municipales y como del local.

Este mítico establecimiento madrileño fue clausurado el pasado mes de noviembre, tras la muerte del joven Álvaro Usía a las puertas de El Balcón de Rosales después de recibir una brutal paliza, suceso que ocasionó una ola de precintos de este tipo de establecimientos por parte del Ayuntamiento, que ante la situación endureció sus decisiones con respecto a los locales de ocio nocturno en situación irregular.

En concreto, La Riviera tenía licencia de actividad para café-bar, restaurante y baile desde marzo de 1964; de sala de fiestas desde enero de 1985; y de obras exteriores para cubrición de espacio libre con estructura ligera y cerramiento lateral de policarbonato desde 1998.

Sin embargo, el 9 de enero de 2007 ya se había pedido el cierre y precinto de la misma porque la licencia de actividad no autorizaba la totalidad de los elementos industriales instalados ni las reformas para la adecuación a la normativa contra incendios.

Según explicó el abogado de la sala, Ricardo Ibáñez, a Europa Press se trató tan sólo de una discrepancia en la "interpretación de la licencia". "El Ayuntamiento decía que teníamos que adaptar toda la licencia a la nueva configuración física de la sala y nosotros interpretábamos que no, que la licencia anterior amparaba toda la estructura. Ahora ya está todo claro, tenemos la licencia y hemos retirado el recurso judicial que habíamos presentado", puntualizó el letrado.

Además, entre 2005 y 2007 la Central de Comunicaciones de la Policía Municipal recibió 138 llamadas de vecinos, se efectuaron catorce inspecciones y se presentaron 35 denuncias contra el establecimiento. En cualquier caso, el departamento de Disciplina Ambiental emitió en mayo de 2006, a requerimiento de Disciplina Urbanística, un informe favorable de medición ambiental de ruido

Así, fuentes del área de Gobierno de Urbanismo del Consistorio han podido constatar ahora que todas las deficiencias de La Riviera han sido subsanadas, por lo que ha concedido la licencia que le faltaba. Los madrileños podrán volver a hacer uso de sus 1.500 metros cuadrados, aforo de 2.500 personas, siete barras y servicio de aparcacoches desde este fin de semana.

OTRAS SALAS MADRILEÑAS

El asesinato de Usía puso en jaque a muchos empresarios del ocio nocturno, que acusaban al Ayuntamiento de estar llevando a cabo una campaña de acoso contra el sector con el cierre de varias salas en los días que siguieron al suceso.

Así, el mismo día que se clausuró La Riviera también corrió la misma suerte el Moma, por falta de licencia. La noche anterior se había precintado la Sala But, en la plaza de Barceló, y pocos días más tarde se repitió el caso con el Macumba, que recibió días más tarde una autorización judicial para poder abrir. El Déjate Besar, por su parte, fue clausurado en octubre y reabrió en diciembre, ya con licencia de funcionamiento. Ninguna de las otras ha conseguido aún la licencia para poder reabrir, según fuentes municipales.

En cualquier caso, el pasado mes de enero la delegada de Urbanismo de Madrid, Pilar González, se reunión con los empresarios del ocio nocturno de la capital, y les aseguró que el Ejecutivo local estaba trabajando en un plan para el sector, y pidió que comunicaran al Consistorio cualquier obstáculo en el cumplimiento de la legalidad.

"(Las tramitaciones de) todas las discotecas cerradas han sido agilizadas y se les está dando un trato preferente, ayudándoles para que se pongan al día y que puedan abrir", aseveró la delegada entonces, refiriéndose siempre a las competencias que tiene el Área de Urbanismo, no las juntas de distrito. El Ayuntamiento de Madrid aseguró además que comprobaría los trabajos realizados para conceder la licencia de funcionamiento.