Planta de Coca-Cola en Fuenlabrada
Foto: CEDIDA
Actualizado: jueves, 15 enero 2015 16:21
av2" class="NormalTextoNoticia" itemprop="articleBody">

FUENLABRADA, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Decenas de trabajadores despedidos por Coca-Cola en la planta de Fuenlabrada han denunciado este jueves que la multinacional ha comenzado el desmantelamiento de la misma con el único fin de evitar readmitir a los empleados afectados por el ERE y se encuentran en las zonas aledañas a la fábrica después de que, a primera hora de la mañana, se haya cortado todo el acceso a la calle donde se encuentra la planta en el polígono de la localidad madrileña.

   En declaraciones a Europa Press, Leandro Pulido, miembro del comité de empresa de la planta, ha declarado que sobre las 7.30 de la mañana han empezado a llegar los primeros efectivos de la Policía Nacional, quienes han emplazado a los trabajadores que hacían guardia a las puertas de la misma, a que abandonaran la entrada de la fábrica. "Lo que quiere hacer la empresa es desmantelar para que no tengamos salida y no nos pudieran readmitir", ha declarado.

   Pulido ha explicado que los trabajadores afectados por el ERE llevan más de un año acudiendo a la fábrica para reivindicar la readmisión en sus puestos de trabajo, y que lo único que quieren es que la empresa cumpla con la sentencia de la Audiencia Nacional, la cual declaró nulos los 821 despidos de Coca-Cola. "Tendríamos que estar readmitidos en esta empresa, no nos pagan los salarios desde el mes de noviembre y tampoco podemos cobrar paro", ha denunciado el representante sindical.

   Pasaban las diez de la mañana cuando se han acercado los primeros vehículos que, según denuncian los empleados, son los que van a comenzar a llevarse parte del mobiliario de la planta, un hecho que ha provocado enfrentamiento entre algunos de los trabajadores con la Policía.

   Así, la delegada sindical de CC.OO. Coca Cola en Fuenlabrada, Mercedes Pérez, ha asegurado que están en contacto con notarios "para que den fé de lo que está sucediendo", y contactar con "los jueces, los Gobiernos, y los partidos políticos" para intentar revertir la situación, haciendo uso de "todos los recursos lícitos contra la intención de la empresa, completamente ilícita".

   "Han dado orden de cargar contra los trabajadores, están los antidisturbios, han cortado la carretera de acceso. Están desacatando la sentencia y haciendo lo que les da la gana", ha añadido Pérez. "Lo que estamos haciendo es intentar calmar a la gente. No les han pagado, están sin dinero y ahora cargan contra ellos. No les dejan ni acercarse al campamento", ha agregado.

   Por su parte, fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han explicado a Europa Press que efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se han trasladado hasta la fábrica porque han avisado de que un piquete de trabajadores estaba impidiendo la entrada a las instalaciones. Han acudido hasta el lugar para poner un cordón policial y evitar disturbios. De momento, no hay detenidos.

   Un momento tenso se ha vivido cuando la vicealcaldesa del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Teresa Fernández, de Izquierda Unida, ha llegado al lugar y ha intentado acceder a las inmediaciones de la fábrica.

   "Es vergonzoso, dejan sacar cosas ilegales de la fábrica y está la Policía custodiando la ilegalidad del reconocimiento de estos trabajadores ante una sentencia judicial, por lo que están a las órdenes de Coca-Cola. Hay dos sentencias ganadas, es inaudito"; ha declarado la edil, quien ha elogiado la "dignidad" de los trabajadores "que llevan defendiendo su puesto de trabajo un año pudiendo haber tenido todo lo que hubieran querido de la fabrica.

   Por su parte, la secretaria general de Comisiones Obreras de la zona sur de Madrid, Isabel Martínez, ha especificado que los trabajadores entienden que éste es su puesto de trabajo, el cual han defendido desde que conocieron la noticia del ERE.

   "Ya con la sentencia dictada en julio intentaron desmantelar la fábrica. nuestra sorpresa es que, el que gobierna en esta Comunidad está mandando a la Policía para proteger a los que desacatan las leyes", ha denunciado.

   Así las cosas ha dicho que el objetivo de la multinacional es desmantelar la embotelladora para justificar ante la Justicia que la fábrica no se puede reabrir porque no está operativa, al tiempo que ha recordado que se trata de una multinacional que sigue teniendo beneficios económicos.

Más noticias

Leer más acerca de: