El transporte discrecional quiere parar en Gran Vía para recoger y dejar turistas, algo "esencial" para Madrid

Representantes del sector de transporte discrecional en una protesta en Gran Vía
EUROPA PRESS
Publicado 03/01/2019 13:01:44CET

Mantendrán acciones de protesta "hasta que no se resuelvan problemas históricos agravados por Madrid Central"

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de Autocares Independientes Discrecionales de Madrid, que agrupa a unas 200 empresas de este sector, se ha manifestado este jueves en la Gran Vía para reivindicar la "necesidad" de que esta famosa arteria cuente con paradas en las que se pueda tanto recoger como dejar turistas, una función "esencial" para el turismo en la capital, ya que de lo contrario los visitantes "no querrán volver".

Con la pancarta 'Somos servicio público. Queremos soluciones, no restricciones' y consignas como 'Somos transportistas no terroristas', representantes del colectivo junto a autocares que prestan este servicio han mostrado su rechazo a la imposibilidad de parar en la Gran Vía, una arteria que "se necesita que esté abierta a carga y descarga a viajeros discrecional". Quieren así "defender la actividad turística y transmitir la imagen de Madrid como ciudad acogedora".

La empresaria de transporte discrecional Begoña Alanda ha aseverado ante los medios de comunicación que "el Ayuntamiento se empeña" en que estas empresas no "puedan realizar su trabajo" en Gran Vía, por lo que tendría que dejarlos o recogerlos en Neptuno o Plaza de España.

A su juicio, esto responde a una "actuación arbitraria" del Consistorio, que "discrimina" a las empresas de servicio turístico de transporte. Asimismo solicitan poder circular por el carril bus.

"Dentro de los pasajeros hay personas mayores, hay niños... es algo muy evidente, necesitamos sitios de carga y descarga", ha expuesto, para añadir a continuación que "sería interesante haber hecho dársenas cada equis metros", algo que "ya tienen en algunas ciudades".

Estos transportistas han recordado que el Ayuntamiento de Madrid declaró entre 2007 y 2011 todo el distrito centro como Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT). Concentra 701 hostales, pensiones y hoteles y "hasta 740 de los principales atractivos turísticos de Madrid" como son sus museos, palacios y monumentos, así como "gran parte de la actividad cultural".

Además, han expuesto que el transporte discrecional realiza diariamente 100 'transfers' al aeropuerto y más de 400 traslados punto a punto para el turismo de congresos y convenciones. Han recordado que todas las rutas que se dirigen a las ciudades patrimonio de la humanidad como Toledo "recorren el distrito centro para recoger pasajeros".

"MEJORAS"

Por todo ello abogan por que Madrid Central incorpore "mejoras y cambios" con el fin de apoyar la actividad turística en Madrid, "incluyendo autorizaciones que faciliten el acceso a la Gran Vía y a los principales ejes viarios para el transporte turístico, ampliación del calendario de renovación de flota y creación de zona de paradas".

Hasta que "no se resuelvan estos problemas", los afectados de Madrid Central continuarán con las protestas. Alanda ha asegurado que en la próxima mesa de seguimiento de la medida contra la contaminación del aire, el transporte discrecional "se pondrá sobre la mesa".

Con las primeras semanas de la puesta en marcha de Madrid Central, los transportistas han notado "menos demanda" y "más problemas con los turistas", ya que "hay que explicarles dónde se les puede o no recoger". Sobre las cifras de cuánto han supuesto estas pérdidas, Alanda ha asegurado que "se están realizando los estudios".

Contador