Vecinos de Carabanchel reclaman la apertura y el uso público de la finca de Vista Alegre

Actualizado 27/10/2012 14:57:12 CET

Organizan hoy una fiesta para pedir un plan urbanístico que garantice su rehabilitación

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varias asociaciones de vecinos del distrito de Carabanchel han pedido la apertura y el uso público de la finca de Vista Alegre, por lo que están organizado hoy sábado una fiesta reivindicativa para reclamar un plan urbanístico que garantice su rehabilitación, según ha informado la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) en un comunicado.

Las asociaciones General Ricardos, Tercio Terol, Carabanchel Alto, Casco Antiguo, Alto-San Isidro, Asociación Familiar de San Vicente Paúl, la Asamblea 15M de Carabanchel, el AMPA del Colegio Julián Besteiro y la agrupación de IU de Carabanchel constituyeron la Plataforma para el Uso Público de la Finca Vista Alegre "alamados por la paulatina degradación de este espacio".

Estos colectivos reclaman el freno al desalojo de equipamientos sociales públicos "que actualmente existen en la finca de Vista Alegre", así como la reposición de todos los servicios cerrados o trasladados de la finca y aledaños en los últimos años, como el centro ocupacional Magerit.

Además, piden la elaboración de un plan urbanístico que garantice la rehabilitación integral de la finca y que incluya los equipamientos públicos necesarios para la ciudadanía, previamente definido por el tejido asociativo del distrito.

LA FINCA DE VISTA ALEGRE

La finca de Vista Alegre es un parque paisajista de principios del siglo XIX que perteneció a los dueños de la fábrica Platerías de Martínez. En 1832 fue adquirido por la reina María Cristina, cuarta esposa de Fernando VII y poco después, en 1859, pasó a manos del marqués de Salamanca.

La finca, de 44 hectáreas de extensión, albergaba 28 edificios, dos palacios, un teatro, una capilla, una ría, grutas, norias, estanques, fuentes y jardines, todo ello cercado por un tapial mampostero.

La asociaciones vecinales han señalado que en la actualidad, la traza original "se encuentra claramente desfigurada como consecuencia de la desordenada construcción de instalaciones cuyo uso nada tiene que ver con el de su primitivo carácter de espacio de recreo".