Vigilantes llevan el 24 de enero a juicio a Metro de Madrid por no protegerlos ante grafiteros y bandas

Tren de Metro pintado la noche del 1 de noviembre en Vadillo
SINDICATO DE MAQUINISTAS DE MADRID - Archivo
Publicado 27/12/2018 15:23:27CET

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El sindicato Alternativa Sindical, Metro de Madrid y las empresas concesionarias de la seguridad del suburbano irán a juicio el próximo 24 de enero por una denuncia por presunto incumplimiento de la ley de prevención de riesgos por falta de medios a la hora de proteger a los vigilantes de seguridad de las agresiones que sufren de grafiteros y bandas latinas, ha informado el sindicato en un comunicado.

El colectivo de vigilantes interpuso una denuncia ante
"las múltiples agresiones que vienen recibiendo por grafiteros, bandas latinas y otros delincuentes que frecuentan la red del suburbano" sin que Metro de Madrid y las subcontratas de seguridad hayan puesto, según manifiestan, "los medios necesarios de protección y defensa al colectivo de seguridad".

Alternativa Sindical ha demandado a Metro y a las cuatro empresas de seguridad que operan desde el pasado enero porque consideran que las condiciones de trabajo de los vigilantes de seguridad son "gravosas para su integridad y su salud". El juicio tendrá lugar en el Juzgado de lo Social número 21 de Madrid.

"Dado que la red de Metro es un servicio de bastante riesgo para los vigilantes y estos, a lo largo de los años han sufrido todo tipo de agresiones, pedimos el cumplimiento de la Ley de prevención de riesgos laborales, que deben acatar Metro y las empresas contratistas para proteger a sus trabajadores", señala el colectivo.

En la demanda se solicita que se condene a las demandadas a cumplir con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. "Los vigilantes de seguridad necesitan un chaleco anti-trauma y anti-pinchazos, destinado a evitar agresiones con objetos punzantes y contusiones, y unos "guantes anticorte", útiles a la hora de cachear a supuestos delincuentes antes de entregarles a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", señalan.

Además, han destacado que es "lamentable" el número de agresiones que padecen los vigilantes en Metro, ya que tienen órdenes específicas, tanto del cliente como por parte de la empresa de seguridad, de permanecer en puestos de alta conflictividad en instalaciones críticas frente a agresiones de grafiteros.

"Los vigilantes deben estar, en colaboración con la Policía Nacional, en trabajos como control de acceso e identificación de miembros de bandas latinas, y a bandas de carteristas, o incluso al control de masas en estaciones de acceso a estadios, todo ello sin disponer de equipos de protección individual necesarios para desempeñar sus funciones", señalan.

"Nos parece una irresponsabilidad que una empresa pública como Metro de Madrid no haya querido llegar a un acuerdo con Alternativa Sindical, para exigir a las subcontratas que se ajusten a derecho, y no exija las medidas de seguridad adecuadas para los profesionales que prestan y dan servicio de seguridad en sus instalaciones", agregan.

Contador