ACEA defiende a los diésel "modernos" y subraya que hay 270 modelos que cumplen con el último estándar

Infografía NOx ACEA
ACEA
Publicado 05/11/2018 11:33:37CET

BRUSELAS, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) ha vuelto a defender que los vehículos diésel "modernos" seguirán siendo importantes para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en el corto y medio plazo, y subraya que hay alrededor de 270 modelos homologados bajo el último estándar Euro 6d-TEMP.

La patronal de fabricantes de automóviles en Europa señala que todos estos automóviles diésel tienen unas emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) "muy bajas" durante las pruebas de condiciones reales de circulación (Real Driving Emissions - RDE), que se aplica a todos los coches nuevos desde septiembre de 2017.

Además, la organización destaca que, hoy en día, la mayoría de estos vehículos muestran resultados que están por debajo del umbral más estricto de emisiones de NOx que será obligatorio a partir de enero de 2020.

Las pruebas RDE miden los contaminantes como el NOx y las partículas y garantiza que los niveles de emisiones de los automóviles durante la prueba de laboratorio WLTP (en vigor desde el pasado 1 de septiembre) se confirmen en la carretera y que los umbrales legales no se excedan durante la conducción diaria.

"Estos nuevos hallazgos demuestran que los automóviles diésel modernos, respaldados por políticas de renovación de flota y combinados con sistemas de propulsión alternativos, desempeñarán un papel importante para ayudar a las ciudades a avanzar hacia el cumplimiento de los objetivos de calidad del aire. Paralelamente, los vehículos diésel seguirán siendo importantes para reducir las emisiones de CO2 en el corto y mediano plazo, a pesar de que todos los fabricantes están expandiendo su oferta de automóviles electrificados", señaló el secretario general de ACEA, Erik Jonnaert.

En este sentido, Jonnaert destacó que los fabricantes de automóviles están realizando "grandes inversiones" para conseguir grandes reducciones en las emisiones de NOx de sus coches y, por tanto, reclama que se deje de "demonizar" al diésel por encima de todo. "Tenemos que diferenciar entre la flota antigua de diésel y la última generación de vehículos", advirtió.