Alemania y los países del Este intentan rebajar la ambición en el debate sobre emisiones de coches

Contaminación en la ciudad de Madrid
ANDIMAC
Publicado 09/10/2018 17:29:39CET

BRUSELAS, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea siguen negociando el objetivo de reducción de emisiones contaminantes de coches y furgonetas de cara a 2030, un debate marcado por el rechazo de Alemania y los países del Este a fijar una meta que supere la reducción del 30% planteada por Bruselas.

La reunión de responsables de Medio Ambiente de los Veintiocho ha comenzado pasadas las 9.30 horas de este martes con un primer intercambio de posiciones en el que Berlín ya ha mostrado su apoyo a la reducción del 30% y ha citado los daños que causaría a la competitividad de la industria europea un objetivo mayor.

A Alemania se han sumado Eslovaquia, República Checa, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Polonia, algunos de los cuales han señalado incluso que la propuesta del Ejecutivo comunitario "ya es bastante ambiciosa", pero están dispuestos a apoyarla en aras del consenso.

Frente a este bloque se encuentra un grupo numeroso de países que, liderados por Francia, apuesta por establecer una meta de reducción de emisiones contaminantes de al menos el 40%. Acompañan a París socios como Eslovenia, Dinamarca, Luxemburgo, Finlandia Italia, Bélgica, Malta, Países Bajos, Reino Unido o Irlanda. Suecia ha mostrado incluso partidaria de elevar el objetivo al 50%.

Las conversaciones han comenzado con una propuesta de compromiso planteada por Austria, que este semestre ostenta la presidencia de turno de la Unión Europea, en la que aboga por fijar un recorte del 35% para 2030 con respecto a los niveles que se registren en 2021. Esta opción intermedia ha sido apoyada, entre otros, por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, así como por sus homólogos de Portugal, Croacia y Letonia.

Las conversaciones entre los Veintiocho sobre esta cuestión se han detenido tras este primer intercambio de posturas para dar espacio a las negociaciones a nivel de expertos. Mientras tanto, los ministros han continuado con la agenda de la reunión, que incluía también debates, por ejemplo, sobre biodiversidad y la postura de la UE en la próxima COP 24.

La intención de la presidencia austriaca, han explicado fuentes europeas, es conseguir un consenso entre todos los socios europeos para no dejar a Berlín fuera del acuerdo, aunque las reglas europeas permiten el acuerdo por mayoría cualificada.

Está previsto que los ministros retomen el debate sobre las emisiones de vehículos ligeros a lo largo de la tarde con el complicado objetivo de superar estas diferencias y poder alcanzar un acuerdo que desbloquee las negociaciones con el Parlamento Europeo.

De hecho, un eventual pacto a Veintiocho este martes no significa que quede cerrado el asunto, puesto que se trata tan solo de fijar la posición negociadora de los Estados miembro. Si esto ocurriese, tendrían que comenzar después las negociaciones con el Parlamento Europeo, que la semana pasada acordó defender un recorte del 40%.