Volvo Trucks deja de fabricar camiones en Irán por las sanciones de Estados Unidos

Recurso de Volvo Trucks
VOLVO TRUCKS - Archivo
Actualizado 24/09/2018 14:52:44 CET

ESTOCOLMO, 24 Sep. (Reuters/EP) -

El fabricante sueco AB Volvo ha dejado de ensamblar camiones en Irán debido a que las sanciones de los Estados Unidos están impidiendo que puedan recibir pagos de bancos iraníes, ha informado un portavoz de la compañía este lunes.

Las sanciones contra Irán, que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a imponer el 6 de agosto tras sus decisión de retirarse del pacto nuclear con Teherán, ha forzado a compañías alemanas y del resto de Europa a replantearse sus inversiones en el país.

El portavoz de Volvo Fredrik Ivarsson ha dicho que el grupo ya no podía recibir pagos por las piezas que enviaba, por lo que decidió no operar en Irán en otro golpe a la industria automovilística del país, que a diferencia de los sectores energéticos y bancarios, había logrado firmar contratos con las principales empresas europeas.

"Con todas estas sanciones y todo lo que Estados Unidos ha impuesto... el sector bancario no funciona en Irán. No podemos recibir pagos", ha explicado Ivarsson a Reuters.

Antes de que las sanciones volvieran a estar activas, Volvo había expresado su intención de que Irán se convirtiera en su principal centro de exportación para la región del Golfo y sus mercados del norte de África.

La Unión Europea ha implementado una ley para proteger a sus compañías, pero las sanciones han disuadido a los bancos de hacer negocios con empresas iraníes, ya que Washington ha amenazado con expulsar del sistema financiero estadounidense a cualquiera que facilite estas transacciones.

SALIDA DEL MERCADO

Volvo estaba trabajando con Saipa Diesel, filial de SAIPA, la segunda empresa automovilística más grande Irán, que estaba ensamblando los camiones pesados de la firma sueca, que exportaba sus kits a Irán. Ivarsson ha dicho que no tienen ningún pedido en firme en Irán.

Un responsable del departamento comercial de Saipa Diesel ha confirmado que las sanciones ha provocado que Volvo Trucks finalice su acuerdo de colaboración.

"Han decidido que, debido a las sanciones impuestas a Irán, desde mayo no podrían seguir cooperando con nosotros. Teníamos planes para construir una nueva planta en Irán, pero se han negado a trabajar con nosotros", ha explicado el director de ventas, que se ha negado a identificarse.

Más de 3.500 camiones de Volvo han sido ensamblados por Saipa Diesel hasta mayo, pero ninguno se ha construido en este año fiscal, a pesar de que el acuerdo original era por al menos 5.000 camiones, ha informado el ejecutivo iraní ha Reuters.

El fabricante de camiones sueco Scania, filial de Volkswagen, ya dijo a mediados de agosto que había cancelado todos los pedidos que no pudo entregar por las sanciones, mientras que el grupo francés PSA comenzó a suspender sus actividades con empresas iraníes en junio.

Por su parte, la alemana Daimler ha dicho que está siguiendo muy de cerca cómo se desarrollan los acontecimientos, mientras que Volkswagen ha desmentido informaciones que insinuaban que había decidido dejar de hacer negocios en Irán.