Un alto porcentaje de las personas sin hogar no tienen pareja y, solo la mitad, tienen alguna persona de confianza

POBREZA, MENDIGO, POBRE
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 02/12/2018 9:59:45CET

Jesús Abandonado subraya la necesidad de potenciar las iniciativas en tres pilares como son la salud mental, así como la vivienda y el empleo

MURCIA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un alto porcentaje de las personas sin hogar no tienen pareja y, solamente la mitad, tienen alguna persona de confianza en la que apoyarse. Así lo asegura el director de la Fundación Jesús Abandonado, Daniel López, con motivo del Día de las Personas Sin Hogar, que se celebró esta semana.

Añade que "la mayoría vivía con su familia, muchos son padres, todos son hijos, y sus relaciones familiares están muy deterioradas", alertando del riesgo de cronificación de las personas que viven en la calle.

Y es que "año tras año vemos un alto porcentaje de cronificación en los casos de personas sin hogar". Según explica, éste aumenta notablemente en aquellas que sufren enfermedad mental, por lo que hace un llamamiento para potenciar las iniciativas en tres pilares como son la salud mental, así como la vivienda y el empleo" pues "la verdadera inclusión se consigue cuando se logra un hogar y un trabajo".

Según López, el peligro para las personas sin hogar es caer en la cronicidad o generar y perpetuar estilos de vida marginales. Por eso "creemos en un modelo de intervención centrado en la persona, en la vinculación, en la atención integral y por tanto en potenciar las capacidades", señala.

López explica que un soporte social dañado "es una constante en la biografía de las personas sin hogar".

A su juicio, "es necesario entender que la exclusión no es una enfermedad que padecen algunos individuos de manera súbita en un momento determinado, sino que es una suma de diferentes pérdidas, como es la familia, el trabajo, la vivienda y las relaciones sociales".

Desde la Fundación Jesús Abandonado, que desarrolla su labor en la Región de Murcia junto a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios con personas en situación de exclusión social o en grave riesgo de estarlo, destaca el Programa de Intervención en Calle.

Se trata, acentúa López, del recurso más directo que tenemos, junto al resto de servicios como pueden ser los pisos del programa 'Housing First' (la vivienda, lo primero), el Centro de Empleo o el Comedor Social, además de dar cobertura a las necesidades de alimento, ropa o alojamiento, "ofrecemos ese soporte social, emocional y de vínculo afectivo que necesitan y que, por supuesto, merecen".

Por último, el director de la Fundación recuerda que Jesús Abandonado tiene como objetivo la recuperación plena de estas personas, algo "posible gracias una atención integral los 365 días del año que incluye desde la prevención y satisfacción de las necesidades básicas al acceso a una vivienda o un empleo".