Actualizado 24/03/2007 13:55 CET

El Centro de Bienes Culturales restaura 'in situ' una treintena de obras expuestas en 'Salzillo, testigo de un siglo'

MURCIA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de la Región de Murcia ha llevado a cabo un trabajo de restauración 'in situ' de un total de 32 esculturas de artistas como Francisco y Nicolás Salzillo, Gian Lorenzo Bernini, Nicolás Fumo, Antonio Dupar o Nicolás de Bussy, obras que hoy pueden observarse en la exposición 'Salzillo, testigo de un siglo'.

Así, desde el pasado 23 de febrero y hasta el día 5 de este mes, un equipo formado por ocho restauradores realizó estos trabajos puntuales de rehabilitación en las tres sedes que acogen la exposición conmemorativa del III Centenario del nacimiento del imaginero murciano: el Museo Salzillo y las iglesias de Jesús y San Andrés de Murcia.

Las actuaciones se han efectuado sobre aquellas obras que, en su traslado a los diferentes espacios expositivos de la muestra, mostraban algunos deterioros que perjudicaban su visión estética, como restos de suciedad o peligro de desprendimiento de la policromía.

Por todo ello, estos trabajos vienen a complementar las labores de restauración integral que el Centro de Restauración de Verónicas ha realizado los últimos años sobre una treintena de piezas que actualmente integran la muestra 'Salzillo, testigo de un siglo', según informó, en una nota de prensa, la Secretaría General de la Presidencia y Relaciones Externas.

Entre las obras restauradas 'in situ' se encuentran varias esculturas de Francisco Salzillo, como las tallas de la Virgen del Socorro, San Jorge, el Arcángel San Rafael o el Cristo de la Columna; así como la Virgen de las Maravillas, de Nicolás de Fumo; el Cristo del Presbiterio, de Nicolás de Bussy; o el retrato del obispo Manuel Rubin de Celis, de Joaquín Campos.

Las actuaciones llevadas a cabo, centradas fundamentalmente en la limpieza, el asentamiento de estucos y la reintegración de las obras, han supuesto una inversión total de 71.000 euros, aportados por la Comunidad Autónoma; cantidad que, sumada al resto de actuaciones de restauración de obras expuestas en la muestra 'Salzillo, testigo de un siglo', alcanza los 246.000 euros, de los que 175.000 euros los ha puesto la organización de la exposición.

Además, durante todo el período de la exposición, un equipo integrado por cuatro restauradores trabaja en las tres sedes de dicha muestra para mantener el perfecto estado de las obras expuestas.

De esta manera, se asegura la estabilidad de los índices de temperatura, humedad e intensidad lumínica y, puntualmente, se procede a la limpieza de las piezas que lo requieran.

OBRAS RESTAURADAS

Las obras que han sido restauradas son San Roque (1757), en la iglesia de San Andrés y Santa María de la Arrixaca; Santa Clara (1740), en el Monasterio de la Exaltación del Santísimo Sacramento (Capuchinas) Murcia; San Jerónimo (1755) y la Virgen del Socorro (1734), ambas en la Catedral de Murcia; la Virgen de las Angustias (1739-40), en la iglesia parroquial de San Bartolomé; San Francisco (1740), en el Monasterio de la Exaltación del Santísimo Sacramento (Capuchinas) Murcia; y Belén (1776) en el Museo Salzillo; todas ellas realizadas por el imaginero murciano, Francisco Salzillo.

Asimismo, se ha restaurado la Inmaculada (anterior a 1727), del taller de Nicolás Salzillo, en la iglesia parroquial El Salvador de Caravaca; la Urna para el monumento (1728-30), de A. Dupar, en la iglesia Santa Justa y Rufina, de Orihuela; el Cristo y la samaritana (1799), de R. López, en la Cofradía de Los Coloraos, Murcia; la Sagrada familia como Trinidad de la Tierra (1765-66), en la parroquia Santiago el Mayor, en Orihuela; y San Jorge (1740), en el Convento Madre de Dios (Justinianas) Murcia, ambas de Francisco Salzillo.

De igual modo, se incluyen en este trabajo el Arcángel San Rafael (1731-36), de Francisco Salzillo, en el Colegio de San Vicente de Paúl, de Cartagena; la Virgen de las Maravillas (1725), de N.Fumo, en el Convento Franciscano de San Esteban, Cehegín; el Boceto de Constantino a caballo (1654), de G.L.Bernini, en el Salzburger Barokmuseum; Santa Bárbara (1730), de Francisco Salzillo, en la iglesia parroquial de San Pedro, de Murcia; y San Miguel (1731), de A.Dupar, en el Monasterio Corpus Corpus Christi (Agustinas), de Murcia.

El Cristo del Presbiterio (1699), de N.De Bussy, en la Cofradía de Los Coloraos, de Murcia, es otra de las obras que ha sido objeto de restauración, al igual que el Busto de Santo y Santa Mártir (anterior a 1743), y Santa Rosalía (anterior a 1747), ambas de Francisco Salzillo, en la iglesia de Santa Eulalia, en Murcia; el Cristo de la columna (1756), de Francisco Salzillo, en el Monasterio de Santa Ana del Monte, Jumilla.

Otras obras son la Estigmatización de San Francisco (1757-63), en las Hermanas Clarisas, de Orihuela y San Miguel (1731-36), en el colegio de San Vicente de Paú, Cartagena, ambas de Francisco Salzillo; la Minerva coronando a las artes, de J.Esteve Bonel, en el Museo/Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia; Carlos III (1746), de J.García de Miranda, en Real Sociedad Económica de Amigos del País, Murcia; y el Retrato del Obispo Juan Matheo López y Sáez (1767), de P.Pedemonte, en el Palacio Episcopal de Murcia.

Por último, se incluyen en esta serie las obras Retrato del Obispo Manuel Rubin de Celis (1782), de J.Campos, en Real Sociedad Económica de Amigos del País, Murcia; Maqueta del navío de San Idelfonso (1988), de J. Sánchez Marroquí, en el Museo Naval de Cartagena; San José y el Niño (anterior 1727), de Nicolás Salzillo, en la iglesia de San Miguel de Murcia; Beato San Martín de Aguirre (1685-99), de G. Palatano, en la Catedral de Cádiz; Crucificado (1769), de Francisco Salzillo, en el hospital de la Caridad, en Cartagena; y Inmaculada (1788), de P. Pedemonte, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Lorca.