Ecologistas en Acción pide al Gobierno regional que reponga y vigile la vegetación "arrasada" de nuevo en Calnegre

Publicado 27/04/2019 10:06:01CET

MURCIA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones Naturactúa y Ecologistas en Acción denuncian un nuevo "atentado ecológico" en Calnegre, cuando no ha pasado ni un mes desde que una o más personas roturasen con tractor tres playas (Playa de Calnegre, Playa del Baño de las Mujeres y Playa del Siscal) dentro del Espacio Natural Protegido del Parque Regional Calnegre y Cabo Cope, eliminando gran cantidad de vegetación protegida y elementos colocados por la administración para su protección frente al pisoteo por vehículos privados.

En esta ocasión, denuncian, los infractores han retirado numerosa planta de especies protegidas, que fue plantada recientemente por la administración con la participación de Naturactúa, precisamente para restaurar la importante vegetación eliminada a finales de marzo.

Para las organizaciones denunciantes, este nuevo ataque "supone un desafío por parte de un sector que se ha envalentonado por la falta de firmeza de la administración regional, un sector que lleva tiempo agrediendo los valores del Espacio Natural Protegido, así como dañando los elementos que la administración coloca para informar sobre la protección y valores del ecosistema, o para limitar y regular accesos a zonas sensibles".

"Estos atentados al patrimonio natural público de todos los murcianos no se realiza siempre a escondidas, ya que el verano pasado, agricultores y vecinos contrarios a la protección del Parque Regional y a la regulación de accesos a playas con ecosistemas muy sensibles, protagonizaron multitud de acciones de sabotaje, como eliminación de bolardos, rotura de una caseta, rotura de señalización y de estructuras de sombraje, entre otras, llegando a impedir la circulación del autobús que la administración dispuso para facilitar el acceso a las playas a las que se restringió el acceso en vehículos privados", añaden.

Desde Ecologistas en Acción y Naturactúa, exigen al Gobierno Regional:

-Que se investigue a fondo para localizar a los causantes de estos actos, que constituyen un delito contra el medio ambiente, y se les sancione de forma ejemplar atendiendo a la gravedad y reiteración de los hechos.

-Que se restaure la zona de manera urgente, recuperando la vegetación protegida eliminada, así como el resto de elementos destruidos (bolardos, señalizaciones).

-Que se ponga en marcha de forma urgente un dispositivo especial de vigilancia, que disuada de nuevos actos de sabotaje.

-Que se ponga en marcha el plan de control de accesos que estaba previsto. De otro modo, se estaría permitiendo que quienes han ejecutado acciones de sabotaje y destrucción del patrimonio natural sean los que tomen el control y los que decidan sobre el modelo de gestión de Calnegre.

-Que el Gobierno Regional muestre su compromiso con la protección real del Parque Regional Calnegre y Cabo Cope mediante la aprobación urgente y definitiva del PORN y de los Planes de Gestión de la Red Natura 2000, así como de los Planes de fauna y flora protegida presentes en este Parque Regional.

-Que el Gobierno Regional lleve a cabo de forma urgente una auditoría del regadío de la zona, para esclarecer los siguientes puntos:
i) Cuánta, de la superficie regada actual, cuenta con todos los permisos legales, y dotación de agua con derechos acreditados.

ii) Qué superficie se ha roturado de manera ilegal, afectando a poblaciones naturales y especies protegidas.

iii) Que se lleve igualmente una auditoría de las explotaciones agrícolas que reciben ayudas de la PAC, de las condiciones de dichas ayudas y de las medidas agroambientales en los terrenos a que puedan estar obligadas.

Una vez realizada la auditoría, se debe exigir la reposición de los espacios afectados que tengan algún tipo de irregularidad, y exigir la devolución de las posibles ayudas percibidas a los infractores.

Para terminar, piden al Gobierno Regional que entre las medidas de gestión que se adopten para compatibilizar la actividad agrícola con la protección de la zona, se vinculen cualquier tipo de ayuda a la adopción de modelos de cultivo realmente sostenibles, el cumplimiento estricto de todas las normativas ambientales y a la aplicación de buenas prácticas agrícolas que minimicen el impacto ambiental, así como otras medidas que contribuyan a la conservación y mejora del Parque Regional.

Contador