Publicado 27/02/2022 16:59

José A. Castillo Vicente recita este lunes en el Café El Sur versos de 'El que quiso bailar y no pudo'

Cartel del recital
Cartel del recital - LUNES LITERARIOS

MURCIA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El poeta José Ángel Castillo Vicente será este lunes, a partir de las 21.00 horas, el protagonista de una nueva entrega del ciclo de recitales de los 'Lunes Literarios' que acoge regularmente el Café El Sur de Murcia.

En esta ocasión, Castillo Vicente trae los versos de su poemario 'El que quiso bailar y no pudo', publicado recientemente por la editorial La Fea Burguesía. Un libro que surge "como un reflejo de las sospechas, miedos y certezas de su autor, que nunca pensó que un mundo de trabajo, esperanza e ilusión, se transformaría en el podrido lodazal que se va dibujando en lontananza".

Amante de las letras, (aunque eligió Ciencias en Bachillerato, a título anecdótico) José A. Castillo Vicente debió postergar su afición juvenil por escribir, atendiendo a prioridades estrictas de supervivencia en el orden familiar y laboral.

Estudió hasta Preuniversitario, en el Instituto Alfonso X el Sabio y posteriormente, Empresariales, simultaneando con su trabajo como directivo en empresas del sector de automoción. Escritor tardío, aunque vocacional, sus relatos cortos y poemas figuran en numerosas antologías como 'Una tarde parda y fría', 'Érase una vez', 'Antón Pirulero' y 'Homenaje a Miguel Hernández'.

Asimismo, ha colaborado en varias revistas de poesía y participado en innumerables eventos, conferencias y recitales, tanto individuales como colectivos. Partidario de no tener prisa alguna en publicar, 'Abuelos y nietos' es el título de su primer libro, publicado en 2016, y mantiene inéditos otros seis poemarios que irá publicando si el tiempo lo permite.

Escribe sobre el acontecer diario, sobre lo cotidiano. Su poesía intenta ser sincera y entendible, (no concibe una poesía tan sólo para intelectuales), aunque provista de la suficiente profundidad para llegar a la sensibilidad del lector, no olvidando nunca que su ritmo y musicalidad, debe facilitar la labor a quien la recita.