Los libreros de la Región piden aumentar la ayuda del 'Bonolibro' a 181 euros porque el beneficio es "muy pequeño"

Publicado 07/07/2019 12:29:48CET
Una clase en una imagen de archivo
Una clase en una imagen de archivoEUROPA PRESS - Archivo

La CONFAPA reclama que el 'Bonolibro' cubra también los cuadernillos de actividades

MURCIA, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Libreros de la Región de Murcia ha solicitado por escrito al Gobierno autonómico que estudie la posibilidad de aumentar la dotación del 'Bonolibro' a 181 euros porque los 170 euros actuales dejan un margen de beneficio "muy pequeño" a los establecimientos y muchos de ellos están considerando no adherirse al sistema para el próximo curso escolar.

Así lo ha hecho saber en declaraciones a Europa Press el presidente de la Asociación, Manuel Elbal, quien prevé que entre un 50% y un 25% de las librerías de la Región podrían renunciar a canjear el cheque, es decir, entre 100 y 50 establecimientos de los 200 que hay en toda la Comunidad.

No obstante, esta cifra no es definitiva porque los colegios están empezando a dar el 'Bonolibro' ahora y otros, incluso, lo darán a partir de septiembre. Así, algunos libreros esperarán a tomar una decisión hasta recibir el cheque, comprobar los libros que han de entregar y el margen de beneficio que tienen con las editoriales.

Elbal ha reconocido que cualquier librería de la Región se puede adherir al sistema del 'Bonolibro' sin tener que pasar por la autorización de la Consejería. La Comunidad confirma que la adhesión al sistema es voluntaria.

En este sentido, Elbal recuerda que el 'Bonolibro' se estrena este año para 5º y 6º de Primaria, pero se ha lanzado con unos márgenes de beneficio "muy reducidos" para el sector. Así, la Asociación envió una carta al presidente de la Comunidad en funciones, Fernando López Miras, pidiendo que se estudie la posibilidad de aumentar la dotación del 'Bonolibro' a 181 euros porque "es un asunto que trasciende a la Consejería".

Los libreros destacan que la Junta de Andalucía está dando 181 libros para 5º y 6º, y reclaman ese mismo montante teniendo en cuenta que el sistema de gratuidad murciano "se ha basado en el andaluz". Elbal ha manifestado que el Ejecutivo de la Comunidad está en funciones y no se sabe quien va a gobernar, motivo por el que no han recibido todavía contestación.

"Los márgenes que nos quedan a las librerías son tan pequeños que, en algunos casos, se adhieren por prestar un servicio, atender a la clientela y por no perder el tren de la gratuidad", según Elbal, quien explica que las condiciones son "un poco precarias". Lo ideal, añade, "es que hubieran subido al menos la dotación para ajustarla a la cantidad que se ofrece en Andalucía".

A este respecto, señala que algunas librerías no se van adherir porque, incluso, pueden perder dinero. En concreto, subraya que hay establecimientos pequeños que no tienen volumen de compras suficiente para pedir directamente a la editorial, por lo que trabajan con distribuidores que hacen de intermediarios y a las que "apenas les queda margen". Además, critica que las editoriales ofrecen unos márgenes más amplios en comunidades como Andalucía.

LOS PADRES PIDEN INCLUIR LOS CUADERNILLOS

Por su parte, el presidente de la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres de alumnos de la Región de Murcia, José Antonio Abellán, ha reclamado a la Consejería de Educación, Juventud y Deportes que las ayudas del 'Bonolibro' cubran también los gastos de los cuadernillos de actividades, que puede elevarse, al menos, hasta los 150 euros.

En declaraciones a Europa Press, Abellán ha recordado que los cuadernillos iban incorporados al libro de texto hasta que comenzaron las ayudas del 'Bonolibro', debido a que los padres eran los que asumían el coste. Desde la puesta en marcha de esta ayuda, el cuadernillo ha sido separado por las editoriales para "hacer negocio".

Ha señalado que el coste de estos cuadernillos depende del centro educativo, porque el número exigido varía, pero algunos piden "muchísimos" y el coste puede elevarse hasta los 150 euros. "Si implantamos la gratuidad, que hagan las fotocopias los centros y los críos vayan trabajando sobre las mismas", explica.

En este sentido, remarca que las ayudas del 'Bonolibro' alcanzan los 170 euros, por lo que los cuadernillos pueden representar hasta el 50% del total del gasto en libros de texto. Abellán ha celebrado que la Consejería sí ha incluido este año en las ayudas, como novedad, la licencia de los programas informáticos.

ESTUDIANTES DE SECUNDARIA

Por otro lado, advierte que el próximo curso se beneficiarán de las ayudas, por primera vez, los estudiantes de Secundaria, y Abellán está a la espera de ver si el montante de las ayudas se eleva, porque "con 170 euros no va a dar de sí para los alumnos de este nivel educativo, que cursan asignaturas más concretas".

Ha señalado que los precios son fijados por las editoriales, que envían los ejemplares a las distribuidoras, que se encargan de mandarlo a las librerías. Para evitar el coste de los intermediarios, las AMPAS negociaban antes la compra directamente con las editoriales, porque "se hacía entre un 20 y un 30% de descuento".

En el sistema vigente, el cheque vigente del 'Bonolibro' se eleva a 170 euros, y es el centro educativo el que escoge los libros que debe comprar cada familia. Esos ejemplares pasan a formar parte de un banco de libros durante cuatro años. Si los alumnos necesitan más material, es el propio centro "el que tiene que pagar todo lo que exceda ese límite", asegura Abellán.

EL BONOLIBRO AUMENTA EN 20 EUROS

Durante la presentación del 'Bonolibro', la Consejería explicó que un total de 37.000 alumnos más recibirán los libros gratis el próximo curso. Los escolares de quinto y sexto de Primaria estrenarán en junio el nuevo sistema de compra de libros, que se hará a través de un cheque y que gestionarán los propios colegios a través de un programa informático 'Edubanc'.

Los centros educativos imprimirán un cheque que se entregará a los padres de cada alumno de esos cursos. Los cheques se entregarán, de manera individual y presencial, ya cumplimentados por el colegio. Los padres irán con ese cheque impreso a la librería que prefieran, donde lo canjearán por los manuales. Las familias tendrán que firmar un 'recibí' y serán los responsables de las librerías y de los establecimientos comerciales quienes remitan a los colegios las facturas, que serán abonadas por los centros.

Se incrementa hasta los 170 euros el bonolibro, 20 más que este curso, ayuda que llegará también a los colegios que trabajan por proyectos o con libros digitales para que los centros que no hacen uso de libros impresos no se queden fuera de las asignaciones. Los colegios que trabajen con libros digitales recibirán las licencias para cuatro años, en lugar de cheques, y los que funcionen por proyectos, dinero para el material.

Estas ayudas llegarán también a los alumnos con necesidades educativas especiales, según explicó la consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá.

Si los centros educativos sobrepasan la cantidad asignada por alumno, el material será sufragado por el propio colegio y no podrá requerir a las familias ningún tipo de contribución económica para la adquisición de manuales.

La Consejería de Educación ha calculado que este año será necesario reponer un 2% de los libros usados por deterioro, pérdida o aumento de alumnos y, en el caso de que se supere, el colegio tendrá que elaborar un informe justificándolo. El presupuesto asignado al programa es de 6,7 millones de euros este año.

A los 37.000 estudiantes de quinto y sexto de Primaria que percibirán esta ayuda se suman los 42.000 de tercero y cuarto de Primaria y los de FP Básica, que recibirán los libros utilizados este año por los estudiantes de este curso. En total, 79.000 alumnos recibirán los libros gratis el próximo curso. La implantación del banco de libros es progresiva y llegará a los 220.000 alumnos de enseñanzas obligatorias en 2021.

Contador