Actualizado 28/12/2015 18:22 CET

Los servicios de Pediatría hospitalarios de la Región registran un número significativo de casos de bronquiolitis

La consejera de Sanidad asegura que en la Región, como en el resto de comunidades, "se está registrando un pico de esta enfermedad"

MURCIA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Pediatría hospitalarios de la Región están comenzando a registrar un significativo número de casos de bronquiolitis, según ha podido constatar este lunes personalmente la consejera de Sanidad, Encarna Guillén, durante la visita a los hospitales Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, en Murcia, y General Universitario Santa Lucía, de Cartagena.

En ambas visitas, la consejera ha tenido la oportunidad de intercambiar impresiones con los profesionales que atienden tanto las puertas de urgencias pediátricas, las secciones de neonatología y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de pediatría y neonatos, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

En el Área I-Murcia Oeste, cuyo hospital es el de referencia para cuatro áreas de salud, el nivel de ocupación de camas por esta enfermedad es mayor que en el Área II. El 85 por ciento de los ingresos desde la puerta de urgencias pediátricas se corresponde con casos de bronquiolitis, y entre el 22 y el 27 de diciembre ingresaron en La Arrixaca unos 30 casos de bronquiolitis.

La consejera ha asegurado que en la Región, como en el resto de comunidades, "se está registrando un pico de esta enfermedad". Los primeros síntomas son obstrucción de la nariz por mucosidad, tos durante dos o tres días y, a veces, fiebre.

Guillén ha explicado que el proceso suele durar una semana, pero a partir del segundo o tercer día "es cuando puede empeorar con dificultad respiratoria, pitos y rechazo de la alimentación. Ante estos síntomas es conveniente acudir a un centro sanitario para la adecuada evaluación del niño".

Además, ha matizado que entre los factores de riesgo relacionados con la enfermedad destaca el de la edad. Los bebés prematuros y los lactantes menores de tres meses son los que más riesgo de hospitalización tienen, al tiempo que recomendó extremar la precaución para evitar el contagio, que se produce al contacto cercano con la saliva, el moco y por las manos, de ahí que remarcara la importancia de lavarse las manos asiduamente y evitar el contacto con personas afectadas por cuadros respiratorios, la exposición al humo del tabaco y las aglomeraciones de gente.

Guillén ha subrayado la organización de los equipos de pediatría de toda la Región "para hacer frente al impacto que esta enfermedad tiene durante esta época del año entre la población infantil".

Asimismo, ha recomendado a los padres que al inicio de síntomas catarrales en lactantes los mantengan bien hidratados, ligeramente incorporados y que les hagan lavados nasales frecuentes para que respiren mejor.