Actualizado 25/01/2008 15:22

Acusado de abusar de tres alumnas en la guardería de su esposa en Almería niega los hechos y pide "justicia"

ALMERÍA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

J.L.G.R., el cónyuge de la propietaria de una guardería de Retamar (Almería) acusado de un presunto delito de abuso sexual contra tres niñas menores de edad matriculadas en el centro en el año 2003, negó hoy ante el juez los cargos que se le imputan y pidió que "se haga justicia".

Así lo reveló a Europa Press el letrado de la defensa, que pide la libre absolución, tras la lectura de las conclusiones en el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería, cuya titular, Amparo López, dejó visto para sentencia el juicio contra J.L.G.R., que empezó ayer con la práctica de las pruebas testificales y periciales.

Durante la vista de hoy, Fiscalía y acusación particular elevaron a definitivas sus peticiones de prisión para el imputado, para el que la primera reclama tres años de cárcel por cada una de las tres menores de las que supuestamente abusó, mientras que los representantes de las familias suben la pena a cuatro años por niña.

Ambas reclaman igualmente para la mujer del acusado y propietaria del recinto, E.M.N., el pago de una multa como presunta responsable civil de los hechos, investigados después de que el 11 de marzo de 2003 el padre de una de las menores denunciara ante la Policía Nacional que su hija había afirmado que el acusado le realizó tocamientos con la mano y la lengua en varias partes del cuerpo tras pedir al resto de niños de la clase que no miraran.

Unas horas antes la madre de la misma niña solicitó en la Clínica Mediterráneo la práctica de una exploración de su hija, de cinco años de edad, por un supuesto abuso sexual en una guardería de Retamar, tras lo que el personal de la clínica dio aviso a la Policía Nacional, a pesar de que no halló signos de violencia en la menor.

Las diligencias fueron remitidas entonces al Juzgado de Instrucción número 2 de la capital, que abrió una investigación para dirimir si otros menores habían sido víctimas de hechos similares a los denunciados y en el curso de la cual, según la defensa, varias familias declararon no ver "nada extraño" en el comportamiento de J.L.G.R., que tenía funciones ocasionales en el centro.

Sin embargo otras tres alumnas dijeron haber sufrido abusos sexuales aunque fueron finalmente las familias de dos de estas tres últimas niñas, de entre tres y cinco años de edad, las que se personaron en el proceso contra el marido de la propietaria de la guardería, que cerró poco tiempo después de los hechos juzgados.