Actualizado 14/12/2017 15:45 CET

Albert Rivera defiende que Ciudadanos apele al voto útil en Cataluña como lo hizo el PP en las generales

Rueda de prensa de Albert Rivera en la sede de Ciudadanos
EUROPA PRESS

Cs quiere evitar que "se pierdan votos por el camino" en Girona y Lleida, donde espera concentrar el voto no independentista

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reprochado este jueves al PP que en la campaña de las últimas elecciones generales se presentara como el voto útil contra Podemos, en detrimento de Cs, y ahora le moleste que la formación naranja use ese mismo argumento para ganar a las fuerzas independentistas en Cataluña.

Así ha respondido al candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat, Xavier García Albiol, que rechazó la idea de Rivera de que escoger la papeleta del PSC o la del PP el próximo 21 de diciembre podría ser tirar el voto "a la basura".

"Esa frase no es mía, es del PP", ha asegurado Rivera, recordando que el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en junio de 2016, se basó en la idea del voto útil en para aconsejar que en las provincias donde era más caro el escaño no se apoyase al partido naranja sino al PP, con el fin de aglutinar el voto.

"Lo que no puede ser es que cuando tú eres la lista más votada, sí que puedes explicar cómo es la ley electoral; y cuando vas detrás o el último, entonces te mosqueas", ha manifestado en una entrevista en laSexta, recogida por Europa Press.

Cataluña no tiene legislación electoral propia y emplea el sistema establecido en la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, sobre la cual Rivera ha indicado que "está obsoleta y hay que cambiarla", pero que mientras esté vigente habrá que explicar a los ciudadanos cómo funciona.

Así, ha señalado que esta vez el PP podría perder los dos escaños que consiguió en LLeida y Girona en las elecciones de 2015, y que al PSC "le bailan" los escaños en esas provincias, donde los partidos no independentistas lo tienen más complicado. Ante esa situación, ve legítimo que Ciudadanos intente concentrar allí el voto constitucionalista porque son los que, a su juicio, podrán pactar después con socialistas y 'populares' y encabezar un Gobierno.

El líder de la formación naranja ha recalcado la importancia de pelear por cada escaño del Parlament y, por lo tanto, evitar que "se pierdan votos por el camino", para que ERC, Junts per Catalunya y la CUP no sumen mayoría absoluta.

FUERTE MOVILIZACIÓN DEL ELECTORADO NO INDEPENDENTISTA

Aunque se ha mostrado convencido de que las fuerzas independentistas obtendrán un porcentaje de votos menor que el de 2015, ha insistido en que para ello será fundamental una alta participación del electorado no separatista.

En su opinión, actualmente hay una movilización "muy fuerte" de ese sector que se debe a que en los últimos años "se ha tensado la cuerda" en la política catalana y a que esas personas "han perdido el miedo a opinar". Una movilización que espera que se mantenga hasta el día de los comicios pese a que el 21 de diciembre es jueves y mucha gente trabaja: "Hagamos un esfuerzo todos".

EL PP COMPITE CON LA CUP POR EL ÚLTIMO PUESTO

Rivera ha afirmado que el objetivo en estas elecciones es que los partidos constitucionalistas venzan al independentismo, más allá del número de diputados que obtenga Cs, el PSC o el PP.

Pero a continuación ha apuntado que el PP "está compitiendo con la CUP por ser la última fuerza política" en Cataluña. "Que el partido que gobierna España, en el lugar mas importante en estos momentos para la politica nacional, donde hay que defender la Constitución y los valores de unión, igualdad y libertad", esté en esa situación "es un síntoma de agotamiento", ha concluido.

En materia de pactos, el presidente de Ciudadanos ha dicho que él no es partidario "de secuestrar la voz de los catalanes ni de decidir en un despacho lo contrario a lo que hayan votado", por lo que si la candidata 'naranja' supera al PSC y al PP, intentará formar Gobierno.

Sobre el PSC, ha pronosticado que "al final los resultados (electorales) van a ser tan claros que van a tener que cambiar su posición", dejar el "sectarismo" de la campaña electoral y abandonar "el veto a Arrimadas". Además, ha asegurado que la única manera de que haya un pacto entre los partidos constitucionalistas es que Cs sea el más votado, porque si lo fueran los socialistas, intentarían llegar a un acuerdo con ERC y Catalunya En Comú - Podem.