Alfonso Guerra: "No hay que avergonzarse por renunciar a parte de los proyectos cuando se busca un acuerdo general

Actualizado 30/03/2016 21:24:17 CET

Defiende que en el pacto constitucional "nadie podía quedar totalmente satisfecho" pero, a su vez, "nadie quedaba fuera del juego democrático"

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha puesto en valor las "renuncias" que hicieron los partidos conservadores y los progresistas para "contribuir" a la construcción de la democracia durante la Transición: "No hay que avergonzarse por renunciar a parte de los proyectos cuando se busca un acuerdo general que dé vida política, libre y democrática a una sociedad", ha subrayado.

"Sin un precedente en nuestra historia, conservadores y progresistas renuncian a la exigencia absoluta de sus proyectos, ceden partes de sus propuestas para ahondar en el interés de todos", ha manifestado en un acto de homenaje al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez con motivo del segundo aniversario de su fallecimiento, en referencia a la transición democrática.

Guerra ha hecho hincapié en la dificultad del proceso de negociaciones entonces y ha destacado que este "espíritu de acuerdo" culminó con la redacción de la Constitución, recordando que ésta se apoya "sobre el pilar del consenso".

"Nadie podía quedar totalmente satisfecho, pero nadie quedaba fuera del juego democrático", ha dicho, reivindicando una definición del consenso político basado en la "nómina de renuncias" que todos los actores hacen.

Para Guerra, "sería imposible" no subrayar el "especial impulso" que dio Suárez a las negociaciones entonces porque, según ha explicado, logró convocar a todos los dirigentes de varias ideologías para construir la democracia.

VOCES CRÍTICAS CON LA TRANSICIÓN "ERRADAS"

Asimismo, ha insistido en que el primer presidente de la democracia, quien "fue ascendiendo en el mismo edificio que quería derribar", dirigió su vida a "desmontar" el régimen en aras de un sistema democrático: "La respuesta fue que nadie le comprendiera", ha lamentado.

El exvicepresidente Guerra, que ha afirmado que la historia hay que tenerla "siempre a la espalda", ha reiterado que pese a la "dificultad" del proceso, se consiguió "garantizar la vida democrática": "Se trataba de mirar hacia el futuro pero sin olvidar el pasado", ha apuntado.

Y por ello, aunque ha dicho respetar todas las voces críticas con la transición, las ha tachado de "erradas". A su juicio, "se hizo lo que convenía a España" y, algo diferente en el proceso, hubiera supuesto que algún sector no aceptase el pacto constitucional.

Guerra, que ha achacado a Suárez todo el mérito de este proceso y a su "clara voluntad de cambiar la historia", también ha recordado su "intensa" relación personal con el expresidente. "La ultima vez que compartimos una noche de conversación, no le creí", ha manifestado, para después explicar que ese día Suárez le dijo que estaba perdiendo la memoria y por eso no publicaría un libro sobre ellas.

Asimismo, once meses después de dimitir como líder del Ejecutivo, Guerra habló con Suárez y, al preguntarle por el motivo de su retirada, Suárez le contestó: "Al final estaba solo". Tras esa conversación, Guerra ha dicho que comprendió que Suárez "no dejó ni un día de pensar en España": "Siempre tuvo claro que quería hacer política, y vaya si la hizo", ha apuntado.

SUÁREZ CUMPLIÓ SUS COMPROMISOS

En el encuentro, que se ha celebrado en la sede del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, ha sido organizado por la Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición, también ha intervenido el ex Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales durante el Gobierno de UCD, Rafael Calvo Ortega.

El exministro ha destacado dos aspectos de Suárez: su capacidad de compromiso y su aportación a la modernización de España. De hecho, ha incidido en que en el proceso de la negociación "lo más importante" fue que cumplió los compromisos.

Y ha hecho un llamamiento para que todas las negociaciones en política sena tan "formidables" como en aquella etapa y, además, ha destacado la "discreción" con la que, a su juicio, actuó Suárez en política.

CAPÍTULO PROPIO EN LA HISTORIA

"Es una figura histórica con un capítulo propio en la historia de España", ha comentado por su parte, el director del CEPC, Benigno Pendás, que ha definido la transición española como "un proceso de referencia internacional" para el paso de una dictadura a una democracia.

"La transición fue un éxito, la monarquía parlamentaria fue y es un éxito", ha dicho, aún haciendo alusión a los últimos tiempo "de discusión" en política. Sobre la actual situación política, se ha limitado a opinar que "gane quien gane, la España constitucional debe ganar siempre"

Además, ha añadido que los españoles deben estar "más orgullosos" de la sociedad ya que, a su juicio, "no existen partidos xenófobos o antieuropeos" en la actualidad.