Puig (PSPV) propone bajar a seis los consejeros y eliminar otros 143 cargos de la Generalitat valenciana

Ximo Puig En Una Rueda De Prensa
EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 16:14:35 CET

Dice, sobre la reducción de diputados, que "de todo se puede hablar", pero "los ciudadanos necesitan respuestas hoy, no en 2015".

VALENCIA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha presentado este viernes un plan extraordinario de reducción de altos cargos de la Generalitat, que propone reducir de diez a seis los consejeros, suprimir los secretarios autonómicos y los delegados provinciales del Consejo y bajar entre un 40 y un 70 por ciento otros altos cargos y asesores del Gobierno valenciano.

La propuesta del PSPV plantea eliminar 147 cargos del Ejecutivo de Alberto Fabra lo que, según Ximo Puig, permitiría ahorrar 8.983.486 euros. El dirigente socialista ha destacado que se trata de un plan "de fácil aplicación", que solo precisa "voluntad política y coraje".

En concreto, el PSPV propone bajar a seis el número de consejeros; hacer desaparecer todos los secretarios autonómicos y delegados provinciales; pasar de los 56 directores generales actuales a 34; y reducir de 82 a 49 los subdirectores generales.

Además, insta a contar con seis subsecretarios y seis secretarios generales administraciones, en lugar de los veinte actuales. Respecto al personal eventual, plantea que los jefes de gabinete sean siete --en la actualidad hay once-- y que la cifra de asesores pase de 76 a 23.

Ximo Puig ha destacado que este plan puede aplicarse de forma "inmediata" y ha subrayado que "es el momento" de que los altos cargos y el personal de confianza de la Generalitat "se sitúen en el contexto de crisis".

"REFUNDACIÓN" DE LA GENERALITAT

El secretario general del PSPV ha explicado que este plan forma parte de uno más amplio --que se irá detallando en las próximas semanas-- que busca una "refundación" del Gobierno valenciano y de su sector público empresarial, que considera que debe reducirse "al mínimo imprescindible".

También aboga por "minimizar" el papel de las diputaciones provinciales, ya que entiende que son "instituciones absolutamente inadecuadas para el momento actual". Además, insta a hacer "realidad" que ningún cargo público pueda cobrar más que el presidente de la Generalitat.

En opinión de Puig, todas estas medidas son necesarias "por razones económicas" porque estamos "en una situación excepcional", pero también por motivos "de ejemplo público, de ética".

Preguntado por el anuncio lanzado el jueves por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, sobre una posible reducción de diputados en las Cortes, Puig ha señalado que "de todo se puede hablar", pero ha indicado que esto no sería posible hasta dentro de tres años y "los ciudadanos necesitan respuestas hoy, no en 2015".

Además, ha asegurado que el plan de los socialistas valencianos permitiría "cuatro veces más ahorro" que suprimir 20 escaños en las Cortes. "No hace falta esperar a 2015, ahora es el momento de hacer las reformas necesarias", ha subrayado.

Asimismo, considera que la propuesta de Fabra es "una cortina de humo para distraer al ciudadano", además de "poco original", porque está "copiada" de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

"SOCIEDAD CASTIGADA"

En cuanto a los recortes anunciados por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el dirigente del PSPV ha expresado su "preocupación" porque suponen "una vuelta de tuerca más a una sociedad tan castigada como la valenciana" que está "castigada por la crisis, por la insensibilidad de Rajoy y por la incapacidad de Fabra".

Sobre la reducción de la segunda paga extraordinaria de los funcionarios, Puig ha pedido a Alberto Fabra que no los "castigue dos veces" y no aplique este recorte que supone "quitarles un diez por ciento de su sueldo total".

También ha criticado la subida del IVA y ha asegurado que supondrá un incremento del gasto medio anual de 415 euros por familia. Además, ha pedido una moratoria del incremento de este impuesto para el sector turístico. Asimismo, Puig ha tildado de "drama" la reducción de la prestación por desempleo.

En su opinión, estas medidas suponen la ruptura de "30 años de consenso sobre el estado del bienestar" y ha exigido a Fabra que "deje de mirar hacia otro lado, asuma que es el presidente de la Generalitat, defienda el interés general de los valencianos y tome decisiones a favor de la gente y no en contra de la gente".