AMPL.-Gürtel.-Rajoy admite que no puede probar la connivencia entre Bermejo y Garzón pero que la cacería fue inaceptable

Actualizado 24/02/2009 13:19:40 CET

Dice que el PP aún no sabe qué personas "están acusadas" y asegura que el juez "no puede tener un poder omnímodo y hacer lo que quiera"

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, calificó hoy "inaceptable" que el ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo participara en una cacería en Andalucía con el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón porque, según dijo, la Justicia requiere "imparcialidad y apariencia de imparcialidad". Eso sí, admitió que no podía probar la posible connivencia entre ambos porque no sabía de lo que hablaron en la montería.

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Rajoy afirmó que la dimisión de Fernández Bermejo era "necesaria" porque, en su opinión, "no ha sido un buen ministro". Según dijo, no abordó los problemas relativos al funcionamiento de la Justicia y se "enfrentó a todo el mundo".

Aunque reconoció que la montería ha sido "la gota de agua que ha colmado el vaso", insistió en que tampoco "es normal" en una "democracia avanzada" que se produzca una huelga de jueces como la que tuvo lugar el pasado 18 de febrero.

"Creo que el señor Bermejo se enfrentó a demasiada gente y fue incapaz de resolver los problemas. Y esto ya de la cacería, lo que deben ser las formas y la apariencia imparcialidad de la Justicia, pues realmente ha quedado muy tocada", reiteró.

Al ser preguntado si el PP sigue manteniendo que puede haber connivencia entre el Gobierno y el Poder Judicial a raíz de la coincidencia en la cacería entre Garzón y Bermejo, Rajoy respondió que, cuando se ha abierto un sumario que "se ha presentado como una causa" contra el PP, "no es lógico ni sensato ni razonable" que se vayan de fin de semana el juez instructor, el ministro de Justicia, el comisario de la Policía Judicial y una fiscal.

"Yo no sé de lo que hablaron allí pero desde luego no es aceptable", proclamó, tras recordar que el juez Garzón se presentó en su día a las elecciones en las listas del PSOE. Entonces se le preguntó de nuevo si el PP sigue manteniendo sus acusaciones de connivencia y replicó: "No, mire usted, yo mantengo lo que puedo probar".

EL JUEZ TAMBIEN TIENE "OBLIGACIONES".

Dicho esto, puso el acento en coincidencia del juez y el ex ministro en esa cacería y subrayó que un político "tiene un plus de obligaciones" y "hay que exigirle más" que a un particular. Por eso recalcó que la dimisión de Bermejo "era obligada".

El presidente del PP no quiso "adelantar acontecimientos" en relación con la querella por prevaricación contra el juez Baltasar Garzón si no se inhibe en la causa sobre la supuesta trama de corrupción que anunció su partido el pasado viernes. "No descarto nada", se limitó a decir.

DEFENSA DE TRILLO.

En este punto, aprovechó para asegurar que Garzón también "tiene también algunas obligaciones" y "no puede tener un poder omnímodo y hacer lo que quiera" porque está "pasando algo muy grave", dado que, según agregó, su partido aún no sabe qué personas están acusadas y de qué. "El juez debe ser cuidadoso, actuar de una manera razonada y respetar a la gente", enfatizó.

Asimismo, Rajoy salió en defensa del responsable de Justicia, Federico Trillo, después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, censurara anoche que exigiera responsabilidades a Bermejo cuando él no las tomó tras el accidente del Yak 42.

El presidente del PP definió a Trillo como "un hombre honesto y competente" que cuenta con su confianza. Según dijo, ha cometido "errores" como los ha podido cometer cualquiera. "Ver ayer a Zapatero, para hacer una descalificación de una crítica política, sacarle asuntos como el Yak 42, sobre el que los tribunales ya se han posicionado, me parece sumamente injusto", aseveró.

DIMISIONES, "DEPENDE DE QUÉ SE ACUSE".

Durante la entrevista se le preguntó si pedirá dimisiones en el caso de que haya cargos públicos imputados en la causa sobre la supuesta trama de corrupción y replicó que eso "depende de qué se les acuse" y de "por qué razón". "Vamos a ver de qué se acusa y por qué se acusa porque adelantar acontecimientos puede suponer condenar a una persona antes de ser juzgado y escuchado", apostilló.

El líder del PP explicó que no ha tenido "gran relación" con los imputados en la trama de corrupción. Así, dijo que al que más conocía era a Pablo Crespo "porque es gallego", a Alvaro Pérez lo conocía de "verle en algunos actos" y a Francisco Correa --el supuesto cabecilla de la trama-- confesó que no tenía "conciencia de conocerlo".

Además, aclaró que dio la orden de cortar las relaciones con esas personas porque le comunicaron que iban "sobre todo por algunos municipios del noroeste de Madrid utilizando el nombre de la dirección del parido". "Y decidimos dejar de contratar con ellos, que lo que hacían fundamentalmente poner las traseras y el decorado de los actos", indicó, para asegurar que no acudió a la Justicia entonces porque "no tenía ningún dato".

DISPUESTO A HABLAR CON CAAMAÑO.

El líder de la oposición confesó que no conocía mucho al nuevo ministro de Justicia, Francisco Caamaño. "No tengo criterio, espero que las cosas le salgan bien y que tenga acierto porque la Justicia es uno de los asuntos más importantes que tenemos planteados en España", enfatizó.

Sin embargo, afirmó que estaba dispuesto a hablar con Caamaño porque la situación de la Justicia es una "prioridad nacional". "Vamos a ver lo que hace el nuevo responsable de la cartera de Justicia y nosotros estamos dispuestos a hablar pero con el anterior ministro era metafísicamente imposible", concluyó.