Actualizado 28/06/2007 17:50 CET

(Ampl.) PSdeG y BNG rompen las negociaciones para una coalición en el Ayuntamiento de Lugo y se culpan mutuamente

Los socialistas creen que "triunfó" el sector "más radical" del Bloque, que señala a Orozco como culpable del fracaso

LUGO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El el alcalde de Lugo, el socialista Xosé Clemente López Orozco, tendrá que gobernar en minoría después de que hoy quedasen rotas las negociaciones para articular una coalición de gobierno en este ayuntamiento, en el que los socialistas obtuvieron 12 concejales, a uno de la mayoría absoluta, y el BNG, cuatro.

Socialistas y nacionalistas se culpan mutuamente del fracaso de las negociaciones tras seis encuentros que concluyeron hoy en la ruptura del diálogo pese a las concesiones realizadas por ambas partes en aspectos que en un principio consideraban irrenunciables.

Así, el PSdeG había accedido a otorgar competencias plenas para las áreas el Bloque, mientras que los nacionalistas renunciaron a reclamar la tenencia única de alcaldía. No obstante, tras una hora escasa de reunión, las profundas desavenencias en la parte organizativa y programática impidieron el acuerdo.

Para el responsable provincial del PSdeG en Lugo, Luis Ángel Lago Lage, a su partido "no se le puede pedir más" una vez consumada su cesión de otorgar competencias plenas y delegación de firma para las áreas del BNG y luego de proponer la inclusión de una cláusula que obligaba a consensuar todas las decisiones. "Incluso estábamos otorgando el derecho a veto al Bloque en la toma de decisiones", aseveró.

"Ni siquiera proponíamos que las decisiones se tomaran por mayoría, pese a que estamos en una relación de 12 a 4, sino que facilitábamos el que fueran por consenso y entiendo que esa debería de haber sido la clave de la negociación, por lo que hicimos un esfuerzo sobrehumano", reivindicó el dirigente socialista.

GENEROSIDAD

Al respecto, agregó que la última oferta planteada por su partido fue "muy generosa", tanto en el apartado político como en una cuestión numérica, ya que, apuntó que se les ofreció "la gestión de casi el 29% del gasto municipal". Ante esta coyuntura, Lago Lage expresó su sospecha de que la ruptura de las negociaciones era algo ya "tramado" por el BNG.

"Tenemos la sensación de que el BNG hoy no está por el acuerdo y que es una decisión tomada hace tiempo. Me temo que en esa posición triunfaron las posturas más radicales del Bloque", aseveró el responsable socialista.

Por su parte, el portavoz del BNG, Xesús Méndez, tiene una visión de la situación totalmente distinta, ya que criticó que la oferta socialista "apenas" supone el 50% de lo que correspondería gestionar a los nacionalistas y lamentó que tampoco hubo "acercamiento ninguno en cuestiones programáticas".

Para el dirigente nacionalista, la falta de entendimiento tiene como culpable al alcalde de Lugo. "Detrás de esta decisión", dijo, "está la actitud del señor Orozco, que fue la sombra permanente de estación negociación que imposibilitó un gobierno de coalición en la ciudad de Lugo".

RETOMAR CONVERSACIONES

Acerca de la posibilidad de retomar las negociaciones en un futuro, ambas formaciones no descartaron esta posibilidad, pero hicieron recaer la responsabilidad de restablecer el contacto en la otra parte.

As, Lago Lage a partir de ahora "habrá que esperar" y aunque señaló que el PSdeG tendrá "las puertas abiertas" para encontrar una vía de entendimiento, puntualizó que tiene que ser el BNG el que llame.

Asimismo, Méndez indicó que para reconducir la situación sería preciso que el PSdeG reconsidere su postura y "entienda" lo que es un gobierno de coalición con el BNG. "Tendrán que llamarnos y nosotros atenderemos la llamada partiendo de cero y de la realidad que tenemos", concluyó.