Guterres defiende que "la paz no puede darse por sentada" e insta a cambiar balas por "arsenales diplomáticos"

El Rey Felipe VI entrega el XV Premio Carlos V al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en el Monasterio de Yuste
El Rey Felipe VI entrega el XV Premio Carlos V al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en el Monasterio de Yuste - JORGE ARMESTAR-- EUROPA PRESS
Actualizado: martes, 9 mayo 2023 11:03

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

El secretario general de la ONU ha recibido en Yuste el XV Premio Europeo Carlos V, donde ha advertido del "caos climático" actual

CUACOS DE YUSTE (CÁCERES), 8 (EUROPA PRESS)

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha alertado este martes de que en el mundo actual la paz no puede "darse por sentada", como lo demuestran conflictos como el de Ucrania, y ha instado a cambiar las balas por "arsenales diplomáticos".

"La paz es esquiva y se encuentra debilitada" mientras "la violencia campa a sus anchas en demasiados rincones del planeta", ha lamentado Guterres, incidiendo en que "la paz nunca debe subestimarse ni darse por sentada", sino que es necesario "trabajar por y para ella, todos los días, sin descanso", máxime "en un mundo que se está desgarrando", en el que se deben "curar las divisiones, prevenir las escaladas, escuchar los agravios".

Para ello, "en lugar de balas, necesitamos arsenales diplomáticos", ha reivindicado el secretario general de la ONU, quien ha apelado a la
"negociación, mediación, conciliación, arbitraje" para "resolver pacíficamente" los desencuentros.

António Guterres se ha pronunciado de esta forma tras recibir el XV Premio Europeo Carlos V de manos del Rey Felipe VI, en un acto celebrado en el Monasterio de San Jerónimo de Yuste con motivo del Día de Europa.

Guterres se ha mostrado "sinceramente emocionado" por recibir este galardón, algo que ha hecho en nombre "de toda la Organización de Naciones Unidas, y ha recordado que en el Monasterio de Yuste "se retiró con humildad uno de los hombres más poderosos, si no el más poderoso, de su tiempo", Carlos V, quien "más allá de ser emperador, fue un hombre de contrastes".

En ese sentido, se ha declarado convencido de que en la actualidad, a Carlos V "le fascinaría ver cómo ha cambiado Europa, la unión que se ha alcanzado a pesar de siglos de enfrentamientos", así como que ahora, "en el continente y más allá, enemigos de antaño comercian, lideran y avanzan juntos".

VALORES "AMENAZADOS"

Sin embargo, "probablemente también le sorprendería saber que, hoy, estos valores siguen estando a prueba", y que "la guerra no es cosa del pasado" y que "las divisiones persisten, e incluso crecen", ha lamentado Guterres, quien ha alertado: "estamos quemando nuestro único hogar".

En la actualidad, hay "familias que están viéndose obligadas a huir, de la guerra o de eventos climáticos extremos, en una escala no vista en décadas", mientras "sigue el hambre o la pobreza", tras lo que ha apuntado que hoy "algunas cosas son difíciles de explicar, y aun más de excusar", ha dicho.

En este punto, Guterres ha apelado a los principios de la Carta de Naciones Unidas, para aseverar que "nunca desde la creación de la ONU y de la Unión Europea estos valores se han visto tan amenazados", por lo que ha instado a "alzar la voz" y reafirmarlos.

"Sobre todo, necesitamos paz", ha reafirmado Guterres, quien ha recordado que ONU y la Unión Europea, "se crearon en nombre de la paz, tras el horror de dos guerras mundiales", pero "la lucha por la paz puede parecer a veces una tarea de Sísifo".

Así, se ha referido a la invasión rusa de Ucrania, que "viola la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho internacional", y que "está causando sufrimiento y devastación masivos al país y a su población", a lo que se suma la "dislocación económica mundial" provocada por la Covid-19.

"Las guerras y crisis humanitarias se extienden, a veces ante nuestros ojos, pero a menudo lejos de los focos", ya que según ha señalado, "son más complejas, interdependientes y cada día tienen mayores consecuencias".

Y es que, según ha lamentado, "regiones enteras como Oriente Medio y el Sahel están asoladas por conflictos prolongados que parecen no tener fin a la vista", mientras la situación "se deteriora drásticamente de la noche a la mañana", con ha ocurrido en Sudán como "el triste ejemplo más reciente".

"CAOS CLIMÁTICO"

Durante su discurso, Guterres ha insistido en que "es el momento de reafirmar el primado de la paz", tanto de "la paz entre los hombres y la paz con la naturaleza".

En ese sentido, ha advertido que "la guerra que estamos librando contra nuestro planeta está poniendo en peligro la propia supervivencia de la humanidad", ya que según ha relatado, el "caos climático desencadena incendios, inundaciones, sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos" en todos los continentes.

Estos fenómenos "desarraigan cada año a millones de personas que a menudo tienen que buscar refugio en países y comunidades igualmente vulnerables", lo cual "exacerba tensiones e inflama conflictos", por lo que ha reafirmado que "actuar por nuestro planeta es actuar por la paz".

En ese sentido, ha abogado por "reducir las emisiones, proteger nuestro medio ambiente y ayudar a las comunidades afectadas", ya que todo ello "es actuar a favor de la justicia", ha dicho.

RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS

También ha lamentado que este año en el que se celebra el 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es cuando "los derechos y las libertades - civiles y políticos, económicos y sociales - están siendo erosionados".

Según ha advertido, "los principios democráticos y el Estado de derecho se ven atacados y socavados con demasiada frecuencia", mientras que "el discurso de odio, el racismo y la xenofobia se propagan a la velocidad de un clic".

Por eso, el secretario general de la ONU ha instado a "mirar atrás y aprender de nuestro pasado". "Es hora de exigir el derecho a la vida, la libertad, la seguridad, la libertad de expresión, el derecho a solicitar asilo, entre otros", que son "derechos son inherentes a la existencia humana" y por tanto "deben estar en el centro", ha defendido.

En ese sentido, y "frente al aumento de la xenofobia, el racismo y el extremismo, debemos defender nuestra humanidad común", tras lo que Guterres ha instado a "rechazar el discurso del odio que explota las diferencias y socava la cohesión social", ha dicho.

Además, ha reivindicado que "también ha llegado el momento de situar la igualdad en el centro de nuestro trabajo", tanto entre comunidades, entre ciudadanos y entre géneros.

En este punto, ha alertado de que "las diferencias entre países desarrollados y en desarrollo, entre el Norte y el Sur, se ensanchan por momentos, impulsadas por un sistema financiero internacional profundamente injusto", de tal forma que mientras los países más pobres "están asfixiados por la deuda", los más ricos "han podido invertir en una fuerte recuperación económica".

Todo ello supone una "división económica y social" que "corre el riesgo de producir fracturas políticas", una "injusticia" que, a juicio de António Guterres, es "una amenaza para la paz, tanto a nivel local como mundial", por lo que "una vez más, urge reconstruir la confianza, basada en la justicia y la solidaridad", ha resaltado.

"Si unimos nuestras fuerzas, hay esperanza", ha señalado Guterres, quien ha avanzado que concederá, como parte del Premio Carlos V, una beca a estudiantes que se están formando en cuestiones de migración, refugiados y derechos humanos, mientras que donará la porción restante a España con Acnur, por su trabajo "incansablemente" durante 30 años por los refugiados.

Finalmente, el secretario general ha concluido asegurando que "ahora es el momento de, una vez más, estar a la altura de las circunstancias", por lo que ha llamado a la "unidad y valentía", y ha defendido que "Europa debe renovarse para seguir estando a la vanguardia, pero no debe renunciar a su identidad".

Según ha señalado, "sólo una Europa unida puede afrontar los enormes retos del presente y del futuro", ya que "el mundo necesita una Europa fuerte, que mire hacia fuera, no una Europa encerrada en sí misma", tras lo que ha instado a no olvidar que "Europa es frontera y no isla", ha concluido.

Leer más acerca de: