Actualizado 14/10/2009 20:56 CET

La Armada estadounidense desarrolla un avión sin piloto impulsado por hidrógeno capaz de volar 23 horas sin repostar

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Laboratorio de Investigaciones Navales (NRL, por sus siglas en ingles) de la Armada estadounidense ha completado con éxito un vuelo de más de 23 horas con el vehículo aéreo no tripulado (UAV) Ion Tiger, impulsado por una pila de combustible de hidrógeno, según informó en su página web oficial la 'US Navy'.

El nuevo vehículo aéreo sin piloto de la Marina norteamericana logró completar un vuelo de 23 horas y 17 minutos durante unos ensayos realizados en el Campo de Pruebas de Aberdeen el 8 y el 9 de octubre pasados.

El Ion Tiger es un programa desarrollado por el Laboratorio de Investigaciones Navales de la Marina estadounidense bajo la supervisión de la Oficina de Investigaciones Navales y en colaboración con la Universidad de Hawai y las compañías Protonex Technology y HyperComp Engineering.

"La larga duración del vuelo ha sido posible gracias a las investigaciones del equipo sobre alta potencia, eficiencia en sistemas de pila de combustible, tanques de almacenamiento de peso ligero, optimización de la gestión térmica y una efectiva integración de todos estos sistemas", aseguró la investigadora del Laboratorio de la Marina estadounidese Karen Swider-Lyons.

El Ion Tiger está dotado con un sistema de propulsión de pila de combustible que produce una baja señal de ruido y que se beneficia del uso del hidrógeno, un combustible altamente energético. La pila de combustible consigue la energía que impulsa el motor del UAV gracias a un circuito eléctrico que convierte el hidrógeno y el oxígeno en agua, por lo que los únicos residuos que genera son agua y calor.

La bateria del vehículo no tripulado, de 550 watios, equivalentes a 0,75 caballos de potencia, tiene, según el Laboratorio de Investigaciones Navales estadounidense, una eficiencia "cuatro veces mayor" que un motor de combustión y produce siete veces más energía que una batería con un peso equivalente.

"El Ion Tiger ha demostrado con éxito la visión de la Oficina de Investigaciones Navales para mostrar cómo la eficiencia y la tecnología limpia pueden ser utilizadas para mejorar las capacidades de las aeronaves de combate", concluyó el responsable de Programas de la Oficina de Investigaciones Navales de la Marina estadounidense, Michele Anderson.