La Audiencia Nacional absuelve y ordena la libertad inmediata de un joven navarro juzgado por yihadismo

Sede de la Audiencia Nacional de la calle Génova
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 17/05/2019 17:26:53CET

Ha pasado 14 meses en prisión provisional, pero el tribunal ve insuficientes los indicios para condenarle

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha absuelto y ordenado la inmediata puesta en libertad del joven navarro que pasó de simpatizar con movimientos de la izquierda abertzale a "abrazar" la religión del Islam, después de que fuera juzgado esta misma semana por un supuesto delito de autoadoctrinamiento y autocapacitación terrorista.

La Fiscalía pedía para él cinco años de prisión, pero el tribunal considera que no hay indicios suficientes para acreditar que se estuviera "capacitando con la finalidad de llevar a cabo acciones terroristas". El joven, Víctor F.M., de 27 años, ha pasado 14 meses en prisión provisional desde que fue detenido en marzo de 2018.

Aunque la Sala considera "justificado" que la Guardia Civil iniciara una investigación después de que los familiares del joven dieran "la voz de alarma" sobre su comportamiento, considera que el resultado de las pesquisas "no permite concluir" que se trate de "una persona que se estaba capacitando para actuar como terrorista".

FUSIL AK-47 DE AIRE COMPRIMIDO

Los magistrados subrayan en su sentencia que sí está probado que el acusado tenía en su casa un fusil AK-47 de aire comprimido, cargadores, una mira telescópica, pero resaltan que "no fue adquirido de forma clandestina, sino remitido en un paquete a su nombre y a su domicilio" y que "parece que trataba de adiestrarse en su manejo".

El propio Víctor F.M. negó todas las acusaciones durante el juicio y explicó que adquirió el arma para hacer frente a "una plaga de gatos". También dijo que no comparte los postulados radicales del yihadismo, pues de hecho celebra la Navidad y consume estupefacientes.

Sobre las dos hachas y la katana también halladas en el registro de su casa, la Sala cree que por su estado de conservación, más bien deficiente, se puede deducir que no pretendía darles un "uso ilegal".

FAMILIA DESESTRUCTURADA

Tal y como ya constaba en el escrito de acusación de la Fiscalía, la sentencia también destaca que Víctor F.M. "proviene de una familia desestructurada", pues quedó huérfano de madre a los pocos años de vida y sus progenitores estaban "vinculados a la prostitución y el tráfico y consumo de sustancias estupefacientes". Por eso, fue tutelado por distintos familiares e instituciones sociales.

Fue en la adolescencia, residiendo en Lesaka (Navarra) con sus tíos, cuando se le relacionó con "delincuencia callejera y movimientos de la izquierda abertzale fuertemente arraigados en esa región de la comunidad foral". Y fue a raíz de convertirse al Islam cuando comenzó a desvincularse de su familia, llegando a residir en una vivienda abandonada como 'okupa', donde habitaba "en situación muy precaria".

En el tiempo que vivió en Pamplona acudía a rezar a la mezquita Al Aqsar, ubicada en el barrio de San Jorge y conocida por estar "vinculada a la corriente salafista" y donde se han detectado "fieles vinculados al salafismo yihadista".

Pero mientras que el fiscal considera que el acusado "se habría mostrado partidario del uso de la violencia para concienciar a los no musulmanes de la necesidad de abrazar esa religión", la Sala asegura que "no se puede estimar probado" el carácter violento del joven, ya que durante el juicio no se presentaron pruebas que así lo determinaran.

Contador