Actualizado 30/12/2010 19:43 CET

La Audiencia Nacional condena a 31 miembros de una red de narcos a penas que superan los 195 años de cárcel

Un total de 22 de los procesados reconocieron su participación en los hechos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional ha condenado a 31 miembros de una red de narcotraficantes detenidos en el marco de la 'Operación destello', que permitió al Greco Galicia de la Policía Nacional desarticular la organización de narcotraficantes más importante que operaba en España en los últimos años y evitar la entrada de 4.000 kilos de cocaína en la embarcación 'Zenith' por las costas de España y Portugal, a penas que oscilan entre uno y 18 años de prisión, que suman más de 195 años de prisión y elevadas multas por tráfico de drogas.

De este modo, por una parte, la Sala de lo Penal de la Sección Primera de la Audiencia Nacional ha absuelto a Rubén Darío Maquieira Álvarez, Daniel Baúlo Carballo, Huybens Nico Ingmar, Luis Eduardo Fernández Quijano y José Manuel Alonso dos Santos del delito contra la salud pública del que habían sido acusados.

Sin embargo, ha condenado, al que la investigación situaba al frente de la organización, el colombiano Jorge Isaac Vélez Garzón, a 18 años de prisión como autor de un delito continuado contra la salud pública con las agravaciones de notoria importancia, organización, jefatura y extrema gravedad concurriendo la agravante de reincidencia. Además, la AN le ha impuesto sendas multas de 40 millones de euros.

También han sido condenados Juan Antonio Caballero Villabal; Diana Patricia Franco Castro y Salvador Hernández Muñoz a la pena de 12 años de cárcel como autores de un delito continuado contra la salud publica con las agravantes de notoria importancia, organización y extrema gravedad y dos multas de 20 millones de euros y costas proporcionales.

Por su parte a Sergio Fontao Olveira; Juan Carlos Pérez Vázquez; y Néstor José Torres González el tribunal les ha impuesto 10 años de prisión y dos multas de diez millones de euros por los mismos delitos relacionados con tráfico de drogas dentro de una organización. A José Luis Oubiña Ozores nueve años de prisión y las mismas multasuna.

A Daniel Augusto Muñiz; Manuel Andrés Serans Sobrido; Borja Sieira González; Alejandro Torrado Núñez; y Fabián Ramos Giraldo a diez años de prisión y dos multas de diez millones de euros por delito contra la salud pública.

A Ramón Manuel Canto Nine; José González Falcón; Alfonso Juncal Santos, José Ángel Guillán Pérez e Isaac Mantecón Alonso les han impuesto la pena de ocho años de prisión y dos multas de seis millones de euros por tráfico de drogas. A Isaac Mantecón, también como autor responsable de un delito de tenencia ilícita de armas, le condena a un año de prisión.

Spyros Kargakis; Juan Carlos Ojeda Landa; y Amancio Tilve Fontán han sido condenados como autores de un delito contra la salud publica, con las agravantes de notoria importancia, organización y extrema gravedad y la atenuante muy cualificada de confesión tardía, a la pena de cuatro años y seis meses de prisión.

Asimismo, Manuel Gómez Rey ha sido condenado por un delito contra la salud publica con las agravantes de notoria importancia, organización y extrema gravedad y la atenuante muy cualificada de confesión tardía a la pena de tres años y once meses de prisión, y dos multas de cinco millones de euros.

A Ramón López Piñón le han caído seis años de cárcel como autor de un delito contra la salud publica con las agravantes de notoria importancia, organización y extrema gravedad y la atenuante muy cualificada de confesión tardía y la agravante de reincidencia y dos multas de seis millones de euros. A José Benito Charlín Paz --del clan de los charlines-- le han impuesto por el mismo delito de tráfico de drogas 9 años de prisión y dos multas de seis millones.

CÓMPLICES

Como cómplices de un delito contra la salud pública con las agravantes de notoria importancia, organización y especial gravedad y la atenuante muy cualificada de confesión tardía, han sido condenados Camilo Abal Cores a la pena de dos años de prisión y dos multas de tres millones de euros; y Juan Álvárez Martínez a la pena de un año y 8 meses de prisión, las mismas multas.

A estos se suma Alfredo Aranda Barrera, condenado a dos años de prisión y dos multas de 3 millones de euros; Ana Fernanda Ardilla Murillo a dos años de cárcel y una multa de seis millones y otra de tres millones.

A Carmen Gómez Sañudo le ha caído un año y 6 meses de prisión, y dos multas de 6 millones de euros; a José Alberto Oubiña Ríos dos años de cárcel y las mismas multas; a Gerardo Rial Iglesias 3 años de prisión y deberá abonar sendas multas de 10 millones de euros.

El tribunal ha acordado, además, el comiso de la sustancia estupefaciente incautada y su destrucción y el comiso de los buques 'Zenith', 'Gloria Brasil' y 'Skellig Ligth', los teléfonos móviles y el dinero intervenido a los acusados, cuyo importe se destinará al Fondo de Bienes Decomisados.

CONSIDERACIONES

El tribunal, formado por los magistrados Manuela Fernández Prado, Javier Martínez Lázaro y Nicolás Poveda, se ha basado a la hora de condenar a los acusados en el reconocimiento de responsabilidad realizado por un gran número de ellos en el juicio oral y en el contenido de las conversaciones telefónicas y sms intervenidos por la Guardia Civil durante la fase de investigación.

Los jueces destacan que en la vista, celebrada en los meses de octubre y noviembre de este año, un total de 22 de los acusados reconocieron su participación en los hechos. Estas confesiones, indican, no sólo implican en los delitos cometidos a aquellos que admitieron su participación, si no que "tienen consecuencias sobre el resto".

Además, el tribunal, que apunta a Jorge Isaac Vélez Garzón como cabecilla del grupo organizado, rechaza la nulidad de la intervención de las comunicaciones practicada por las Fuerzas de Seguridad del Estado y asegura que cumplió "los estándares legales y constitucionales" y se practicó para evitar la comisión de delitos de gravedad.

Los acusados integraban, según los hechos probados, al menos desde mediados del año 2006, una organización "perfectamente estructurada" dedicada a la introducción y posterior distribución de "grandes

cantidades de cocaína" en territorio nacional procedente de Sudamérica.

El grupo estaba liderado por Jorge Isaac Vélez y, a partir de él y de forma piramidal, componían la organización el resto de los acusados, "cada cual con sus distintas labores y funciones, y con pleno y absoluto conocimiento del fin último" de la misma, existiendo en ésta "auténticas secciones o subgrupos, cada cual con sus diferentes cometidos, y bajo la dirección superior y directa" del colombiano Vélez Garzón. Desde julio de 2006 hasta el final de ese año la organización desarrolló tres importantes operaciones con diversas embarcaciones. Las investigaciones se iniciaron el 14 de julio de ese mismo año por parte del Juzgado Central de Instrucción de guardia.