Publicado 03/11/2015 19:02CET

AUME propone que los jueces castrenses aparquen temporalmente su condición de militares

Reclama ampliar la libertad de expresión y regular los derechos de sindicación, reunión y manifestación de los uniformados

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) propone una reforma de la jurisdicción castrense para que los jueces especializados en esta materia aparquen temporalmente su condición de militares mientras ejerzan esta jurisdicción.

Se trata de que los magistrados y juzgados castrenses dependan exclusivamente del Consejo General del Poder Judicial y no del Ministerio de Defensa, por lo que también se les aplicaría el régimen disciplinario previsto en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Así figura en las propuestas que ha elaborado AUME, a las que ha tenido acceso Europa Press, para presentar a los partidos políticos de cara a las reuniones que tiene previsto mantener en las próximas semanas para exponer las que consideran que son las necesidades más apremiantes de las Fuerzas Armadas y su personal.

De este modo, la asociación mayoritaria sugiere la elaboración de un proyecto de ley orgánica de modernización de la jurisdicción militar para su "plena homologación con los demás órdenes jurisdiccionales y el reforzamiento de la independencia de quienes ejerzan funciones judiciales y fiscales en los órganos especializados en asuntos militares".

DEJAR DE SER MILITARES DE CARRERA

Así pues, según la propuesta de AUME, los jueces y fiscales dejarían de tener dependencia del Ministerio de Defensa a los efectos de su carrera profesional y de sujeción al régimen disciplinario militar. La incorporación de un miembro del cuerpo jurídico militar a los órganos judiciales especializados conllevaría la imposibilidad de volver a ser militar de carrera en activo.

La ley orgánica que plantea AUME haría desaparecer los aforamientos en función del empleo militar que ostentara el justiciable, al tiempo que la Fiscalía dejaría de poder recibir instrucciones del Ministerio de Defensa. La provisión de magistrados de la Sala de lo Militar sería realizada de la misma manera que el resto de las salas del Tribunal Supremo.

La principal asociación de militares también presentará a los partidos políticos su propuesta de elaborar una nueva ley integral de personal para todos los militares, "con tratamiento global y sin diferenciación de derechos profesionales por motivos de procedencia, empleo o edad".

Por un lado, considera que las escalas no pueden "resultar una barrera o freno al avance en la carrera" de los militares, al tiempo que "las limitaciones por edad no tienen mucho sentido como excusa para el rejuvenecimiento de las Fuerzas Armadas".

ACABAR CON LOS 'COMPROMISOS'

En el acceso directo a algunos empleos, mediante concurso-oposición en el inicio de la carrera militar, AUME opina que "hay que potenciar la promoción interna como forma prioritaria para el aprovechamiento de la experiencia y las capacidades adquiridas por todo aquel personal que intente la promoción". Además, considera que se debe terminar con los actuales 'compromisos'.

Por todo ello, sugiere que el empleo no tenga distinto contenido dependiendo de la escala o la procedencia y que las actuales escalas de tropa y marinería se integren en el sistema único de carrera. Para promocionar, se deben conjugar capacidad, mérito y experiencia, por lo que el sistema prioritario para el ascenso ha de ser el concurso-oposición y no el Informe Personal de Calificación (IPEC), el cual, a juicio de la asociación, debe desaparecer.

En cuanto a los derechos de los militares, la asociación mayoritaria ve como una "prioridad" que los miembros de las Fuerzas Armadas estén "totalmente integrados en la sociedad a la que pertenecen y a la que sirven".

Así pues, propone regular el derecho a la intimidad y dignidad personal, ampliar la libertad de expresión y sólo contemplar su limitación durante el ejercicio de la profesión, así como respetar el derecho de reunión y manifestación y, por tanto, regularse, al igual que el derecho de sindicación.

REGULACIÓN DE HORARIOS, VACACIONES Y PERMISOS

En cuanto a jornada, horarios, vacaciones y permisos, AUME considera que la disponibilidad permanente, las misiones, los ejercicios y maniobras, así como los diferentes servicios que van más allá de la jornada laboral, han de tener una regulación específica que compense el exceso de actividad y de jornada y horarios y que facilite la conciliación familiar.

"Debe establecerse por ley el derecho a disfrute de vacaciones y permisos. Las 'necesidades del servicio' que puedan interferir en el disfrute de este derecho han de estar debidamente justificadas", afirma AUME en su propuesta a los partidos.

Para leer más