Barcoj a Blesa en 2005 sobre el fondo de pensiones: "Disfrutemos por si algún día llegan las vacas flacas"

Actualizado 07/02/2015 18:39:09 CET
Ildefonso Sánchez Barcoj
EUROPA PRESS

Los correos analizamos por PWC dieron lugar a la denuncia del FROB por sobresueldos irregulares en la cúpula de Caja Madrid

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El exdirector de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj se dirigió al presidente de la entidad, Miguel Blesa, en febrero de 2005 por correo electrónico señalándole: "Disfrutemos, por si algún día llegan las vacas flacas". Se trataba de un comentario relacionado con el abono al presidente de 17.400 euros "por exceso de aportación al fondo de pensiones".

Esta comunicación forma parte de un conjunto de correos electrónicos que fueron analizados por la consultora PwC en diciembre del pasado año en el denominado "informe forensic" que bajo el epígrafe "estrictamente privado y confidencial" ha servido de base a la última denuncia contra los directivos de la entidad.

Basándose en este informe sobre materia retributiva y de previsión social de la alta dirección de Caja Madrid -referido fundamentalmente al periodo comprendido entre 2007 y 2010, bajo la presidencia de Miguel Blesa-, el FROB denunció ante la Fiscalía Anticorrupción la presunta existencia de un perjuicio económico estimado para la entidad de 14,8 millones de euros. El caso está pendiente de ser turnado a un juzgado de Instrucción de la capital.

A lo largo del informe de 153 páginas, al que ha tenido acceso Europa Press, se detallan las presuntas irregularidades en los cobros de indemnizaciones, planes de pensiones y Bonus, si bien los correos reflejan además el tono en el que los directivos se dirigían a los más altos responsables de las caja exigiendo sus prebendas y destapan además los enfrentamientos en la cúpula de la entidad.

SPOTTORNO, "CASO ESPECIAL"

En otro correo, fechado el 27 de diciembre de 2007, el director de recursos humanos Federico Navarro Cuesta explica la entonces director de la Caja Ildefonso Sánchez. Barcoj el "caso especial" de la indemnización al que fuera jefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno.

"Es el único que no está en nómina Caja y por tanto, teóricamente habría que hacerlo vía Fundación (...) puede que con esto cometamos, en todo caso, un pequeño incumplimiento contable pero evitaríamos difusión. Espero que me digas".

El 24 de julio de 2007, el entonces director general de Negocio de Caja Madrid, Matias Amat, agradece a Blesa un incremento en sus percepciones y alaba el "empuje, determinación y coraje en los momentos adecuados" del que fuera director de la Caja, Ildefonso Sánchez Barcoj. "Ahora por lo menos si nos echan tendremos bastante más que los dos años de indemnización", apunta.

El que fuera secretario del consejo de la Caja Madrid Enrique de la Torre señaló en marzo de 2008 a Blesa en otro de estos Correos incluido en el informe que esperaba que el entonces presidente hiciera "fácil y generosa" su marcha de la Caja. "Creo que me lo merezco así como ver las menores sonrisas posibles en lo que me quede. Estarás conmigo que los muchos enemigos que, por mi dedicación y lealtad, me he granjeado no durarán en empezar su revancha".

COMERCIALES EN ALUCHE

En otros correos de un año antes, en 2007, De la Torre y Barcoj hablan de su situación en el caso de que Blesa no continuara en Caja Madrid dos años después y alguno de ellos terminara como "comercial en Aluche" en relación con sus indemnizaciones. "El melón está cerrado, no se puede abrir (...) Nos quedan al menos tres años y medio de curre, salvo que nos echen de forma improcedente", le dice Barcoj al secretario, para añadir: "Tranquilo, estás más que cubierto no te pongas nervioso" .

Dos años más tarde parece que la actitud de De la Torre es un problema y Barcoj advierte a Blesa que el secretario "como era previsible, se ha desatado" en lo referido a su indemnización. "Yo le he dicho que no quiero que Hacienda se forre pero que no puede ser indemnización y que eso ya quedó claro en su día y así se hicieron los préstamos de los que disfruta a un interés muy moderado. Por si te ataca, aunque no creo".

Otro de los correos aportados al informe muestran como en fechas más recientes, en febrero de 2011, la responsable de Comunicación, Pilar Trucios, advierte a Barcoj en febrero de 2011 sobre los incentivos a largo plazo (ilp) y la gestión de la información pública sobre las cuentas de la entidad. "No quiero meter el dedo en la llaga pero hay muchas maneras de interpretar una misma información. Los 25 millones de ilp iban a salir publicados en la CNMV y me hubiera gustado saber cómo lo hubieras explicado tu junto a los 17 millones que ya había".

RATO "A LOS PIES DE LOS CABALLOS"

Añade Trucio, sobre la imagen de Bankia entre los ciudadanos: "Si no hubiéramos sumado esa información a los 4 millones de morado que iba a sacar Expansión hoy Rodrigo (Rato) (*) estarían al pie de los caballos. (...). Seguramente la información diaria sería menos lamentable, como tú dices, si tuviéramos más tiempo para saber lo que hacer con las malas noticias en lugar de tener que averiguar quién las tiene".

El informe remitido a la Fiscalía analiza cuatro tipos de actuaciones concretas en las cuales se habría podido producir el cobro por parte de altos directivos de la entidad de "percepciones excesivas", indica el organismo dependiente del Ministerio de Economía, que especifica que "en algunos casos" no existió además constancia del cumplimiento de trámites como el paso por los órganos de gobierno.

En concreto, el FROB subraya que en 2008 se aplicó a los miembros de la alta dirección de Caja Madrid una subida salarial "significativamente mayor" que la debida, que algunos casos llegó a superar el 26%. Para este incremento se tomaba supuestamente como referencia una masa salarial mayor que la realmente existente en ese momento. "El aumento global se repartió entre un menor número de miembros de la dirección", indica el fondo.

En cuanto a la retribución fija de esos directivos en tanto han estado vinculados a la entidad, indica que ha supuesto una posible percepción "indebida" para esas personas de algo más de 2 millones en conjunto y subraya que estos incrementos sirvieron de base para el cálculo de indemnización posteriores.

Por su parte, el salario variable de la alta dirección de Caja Madrid arroja un posible ajuste por "exceso de percepciones" de 1,8 millones ante el exceso de incremento salarial del punto previo, la ausencia de documentación que soportara la fijación de objetivos y el grado de cumplimiento de los mismos en el período comprendido entre 2008 y 2010. "También en este caso se produjo un efecto sobre las indemnizaciones objeto de análisis", agrega el organismo.

El informe también detecta prácticas supuestamente irregulares en las aportaciones de los planes de pensiones. El FROB sospecha que se sustituía la parte que excedía del máximo deducible en el IRPF por una gratificación extraordinaria para los miembros de la alta dirección.

Se destacan además posibles irregularidades en la extinción de varios contratos de altos directivos, así como en los pagos que se realizaron en conceptos como to de no recurrencias, bonus o indemnizaciones, especialmente entre 2009 y 2010. Estas prácticas podrían suponer un perjuicio económico para Caja Madrid de 9,1 millones de euros.