Batet subraya que la "máxima prioridad" del Congreso no es controlar al Gobierno, sino investir presidente

Publicado 08/07/2019 12:22:11CET
La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet
La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell BatetEduardo Parra - Europa Press

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, ha replicado este lunes a PP y Ciudadanos que en este momento la "máxima prioridad" de la institución no es "controlar" al Gobierno en funciones de Pedro Sánchez, sino designar un jefe del Ejecutivo que pueda formar un Gabinete con plenas funciones que pueda ser controlado por la Cámara.

Así lo ha señalado Batet durante la inauguración del curso de verano organizado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid bajo el título 'El Parlamento del Siglo XXI. Del bipartidismo a la España diversa'.

La tercera autoridad del Estado ha rebatido así las acusaciones que le vienen lanzado desde el PP y Ciudadanos responsabilizándola de no poner en marcha el control al Ejecutivo. Batet ha negado la mayor, subrayando, que "por primera vez en estos 40 años de democracia", el Ejecutivo en funciones está recibiendo preguntas escritas de los diputados que está "obligado a contestar".

ESTÁ SIENDO CONTROLADO

"El Gobierno está siendo controlado", ha aseverado, detallando que la Mesa del Congreso ha tramitado ya unas 350 preguntas escritas, y que esto es así porque, a raíz del recurso presentado en 2016 por la oposición ante la negativa del Gobierno en funciones de Mariano Rajoy a ser controlado por el legislativo, el Tribunal Constitucional determinó que un Ejecutivo de este tipo "está sometido a control".

Eso sí, ha subrayado que el Alto Tribunal estableció que el control sobre un Gobierno en funciones no puede equiparse al de un Gobierno surgido de una investidura. "No se trata de un control ordinario, sino que sólo afecta a las funciones propias de un gobierno en funciones, que son muy limitadas", ha puntualizado.

En este contexto, ha insistido en que después de unas elecciones generales, "la primera obligación" y la "máxima prioridad" del Parlamento es "abordar una investidura" y "conseguir la elección de un nuevo presidente y un nuevo gobierno". Para eso, ha recordado, ya se ha fijado la fecha del 22 y 23 de julio.

"La máxima prioridad no es controlar a un gobierno que no está con plenas capacidades, sino conseguir que haya un gobierno que gobierne con todas las capacidades y pueda ser controlado", ha enfatizado Batet, quien ha señalado que habitualmente no se realizan sesiones de control en el Pleno o comparecencias del Gobierno en comisión hasta después de la formación del Ejecutivo.

NADA QUE VER CON 2016

La excepción tuvo lugar en la denominada 'legislatura corta' de 2016, ha recordado, cuando, después de que Rajoy declinara someterse a la investidura, se abrió un "tiempo incierto". "Nos enfrentábamos a un gobierno en funciones sin horizonte de finalización, eso provocó el recurso ante el Constitucional y la sentencia", ha dicho, afanándose en distinguir entre aquella situación y la que se vive ahora que, a su juicio, "no tienen nada que ver".

En su opinión, la situación actual está "dentro de los parámetros de normalidad" y, aunque ha admitido que este periodo puede parecer "largo" hay que tener en cuenta la "complejidad de la realidad" política. "En un Parlamento con más fuerzas que nunca y, a pesar de estar en la época de Twitter, la realidad sigue siendo tozuda y se siguen necesitando tiempos para negociar", ha concluido.

Contador