23 de febrero de 2020
 

Blanco ve "una vergüenza nacional" el supuesto caso de espionaje y dice que Aguirre debería explicar este "escándalo"

Actualizado 21/01/2009 13:37:36 CET

Lo enmarca en la "lucha por el poder político y económico" en el PP de Madrid y dice que también está unido a la "sucesión" de Rajoy

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aseguró hoy que es "una vergüenza nacional" la situación que atraviesa la Comunidad de Madrid debido al supuesto caso de espionaje a altos cargos madrileños y al conflicto por el control de Caja Madrid. A su juicio, todo ello guarda relación con la "lucha por el poder económico y político" en el PP, y la "sucesión" de su líder Mariano Rajoy.

Por todo ello, Blanco señaló que la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, debería dar explicaciones para que se aclare este "escándalo", al igual que el Partido Popular, en su conjunto, tendría que "exigir responsabilidades" ante este asunto, que tildó de "gravísimo".

Asimismo, criticó que Rajoy "no tenga autoridad" para poner fin a la "guerra sin cuartel" entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón por el control de Caja Madrid. A su juicio, la "gran desgracia" de la derecha española es tener al frente una persona que "mira de forma contemplativa" esta situación "gravísima".

PIDE "CORDURA" EN CAJA MADRID

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, Blanco calificó de "lamentable" el conflicto que atraviesa Caja Madrid y afeó a Aguirre y Gallardón que "no les importe poner en jaque" a una de las principales instituciones financieras del país. Por ello, exigió "cordura, responsabilidad y sosiego" para que pare esta "batalla descarnada" existente en el PP de Madrid con la "connivencia del PP de España".

"En esta pelea no hay uno bueno ni un mala: los dos persiguen el control político y económico", señaló Blanco, quien subrayó que la Comunidad de Madrid tiene la "tutela" y debe ejercerla, porque de lo contrario, planteó, sería necesario reformar la Ley.

A pesar de admitir que no le gusta la nueva ley madrileña de cajas, recalcó que como existe la normativa sólo cabe su cumplimiento y añadió que "nadie se puede amotinar contra una ley", a pesar de ver "lesionados sus derechos" porque, antes de eso, habría que modificarla. En este sentido, aseguró que el PSOE no promoverá actuaciones contra el cumplimiento de la legislación hasta que no haya una resolución que establezca su inconstitucionalidad.

Por último, Blanco concluyó que son el PSOE, IU, UGT y CCOO quienes "tienen la llave" para decir "basta ya" a esta guerra sin cuartel por el control de Caja Madrid, y confió en que vuelva la "calma" a esta entidad.