Borrell avisa de la tensión en Cataluña tras el 'escrache' al juez Llarena: "Mañana puedo ser yo"

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, s
Oscar del Pozo - Europa Press
Publicado 30/07/2018 15:22:49CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha condenado este lunes el 'escrache' que sufrió en Barcelona el juez instructor del 'procés', Pablo Llarena, y ha avisado de la tensión creciente que se vive en Cataluña: "Mi condena a estos actos y las expresiones que los acompañaron, ha sido el juez Llarena pero mañana puedo ser yo", ha dicho.

Preguntado durante una rueda de prensa junto a su colega jordano, Ayman Al Safadi, Borrell ha señalado que él ya ha advertido en alguna ocasión de que "la situación en Cataluña se está poniendo muy tensa", en el sentido de que "de momento hay violencia contra las cosas, pero primero hay violencia contra las cosas y luego hay violencia contra las personas". "Hay que tener mucho cuidado con eso", ha añadido.

Además, cree que "una sociedad democrática no debería quedarse indiferente" cuando alguien utiliza la expresión "la calle es nuestra", que, según ha dicho, a él le trae "recuerdos de otra época". "La calle es de todos, los espacios públicos son de todos", ha proseguido el ministro, que ha recordado que existe una sentencia del Tribunal Supremo que dice claramente que en los lugares públicos no pueden exhibirse símbolos partidistas.

Borrell ha evitado comentar los nuevos llamamientos del independentismo para un referéndum pactado, porque "ya está todo dicho" tras la entrevista del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el de la Generalitat, Quim Torra. También ha insistido en que él no es el ministro responsable de la comisión bilateral Estado-Generalitat que se celebrará el miércoles, y en la que la Generalitat quiere hablar de esa posibilidad.

Tampoco ha valorado el hecho de que el presidente del Parlamento catalán, Baltasar Picornell, haya asegurado que el Rey Felipe VI está dispuesto a tender puentes con Cataluña, porque para el ministro eso no es "nada nuevo", sino que "tender puentes entre lugares que tienen conflictos sociales es algo absolutamente imprescindible".