Borrell lamenta que la decisión de Cs de levantar el bloqueo a la reforma de la ley de estabilidad puede llegar tarde

En Málaga, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell; el minist
Álex Zea - Europa Press
Actualizado 30/10/2018 10:27:03 CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha considerado positiva la decisión de Ciudadanos de levantar el bloqueo a la proposición de ley de estabilidad que mantenía junto al PP en el Congreso, aunque ha lamentado que esta acción puede llegar tarde para la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019.

"En principio parece una buena noticia lo parece, pero puede llegar tarde. Para estos presupuestos probablemente no haya tiempo para hacerlos como nos hubiera gustado hacerlo, con 6.000 millones más", ha asegurado el titular de Exteriores en una entrevista en Antena3, recogida por Europa Press.

Tras reiterar que la mayor capacidad de gasto permitida por Bruselas, que ha sido negada por el bloqueo a la ley de estabilidad, sería buena para la sociedad española, Borrell ha lamentado el "tiempo perdido" en la tramitación de estos Presupuestos. "Mucho me temo que este cambio no altera lo sustancial", ha señalado.

Dando por hecho que el mayor gasto no se verá en las cuentas de 2019, Borrell ha señalado que su departamento también se hubiera visto beneficiado de ese aumento: "Me hubiera tocado una pequeña parte, y hubiera venido muy bien a la política exterior española y a la cooperación".

En esta línea ha criticado la "oposición destructiva" de PP y Ciudadanos, asegurando que si se hubiera dejado al Ejecutivo aplicar el nuevo déficit permitido por Bruselas "muchos sectores" se habrían visto beneficiados. "Disponer de 6.000 millones más, cambia muchas cosas", ha recordado, haciendo hincapié en el perjuicio social que implica la posición que ha venido defendiendo PP y Ciudadanos.

El partido 'naranja' renunció este lunes a solicitar una nueva ampliación para la presentación de enmiendas a la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria presentada por el PSOE y Unidos Podemos en agosto.

Esta reforma, a la que también se sumaron Esquerra Republicana y Compromís, busca acabar con el poder del veto del Senado a la senda de déficit, facilitando así la presentación de unos Presupuestos distintos de los del anterior Ejecutivo.