Borrell responde a Junqueras: "Un referéndum de secesión no está amparado por la ley europea ni internacional"

Josep Borrell
EUROPA PRES
Actualizado 18/09/2018 11:51:55 CET


Distingue la Justicia alemana de la belga, con la que "siempre ha habido problemas"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha subrayado este martes que "un referéndum de secesión no está amparado ni por la legislación española, ni por la europea ni por el Derecho Internacional".

Borrell ha querido responder así al llamamiento del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras que pidió celebrar un referéndum de autodeterminación pactado en Cataluña "como en todo el mundo civilizado". El ministro ha pedido llamar "a las cosas por su nombre" --"secesión" y no "autodeterminación"-- y se ha preguntado "cómo entiende Junqueras el mundo civilizado". "La única excepción fue Escocia, en el resto del mundo civilizado estas cosas no se hacen, ni siquiera en Canadá, donde no fue pactado", ha dicho.

Es más, le ha recalcado que ni siquiera en Escocia puede hablarse de "derecho", porque ahora le están pidiendo un segundo referéndum a la primera ministra, Theresa May, y ésta lo está negando. "Cuando uno tiene un derecho no tiene que pedir permiso", ha dicho. A su modo de ver, el referéndum de Escocia fue posible porque un primer ministro pensó que le venía bien políticamente, y ese primer ministro, David Cameron, "no pasará a la historia como el mejor" porque "se ha jugado su país al póquer varias veces".

"Venecia pide un referéndum de autodeterminación y el Tribunal Constitucional italiano dice que no, Baviera en Alemania lo mismo y también dos Estados de Estados Unidos, ¿de dónde saca usted que un referéndum es algo del mundo civilizado?", ha dicho.

En un desayuno informativo en el Foro España Internacional, el ministro ha recalcado que España se enfrenta a una "amenaza muy grave", que es la pérdida de su integridad territorial y la "amputación" de un 20 por ciento de su PIB, cosa que tiene una "dimensión exterior" a la que él trata de hacer frente.

De hecho, ha insistido en que dedica tiempo y energía a "reconstruir la imagen" de España "seriamente dañada", sobre todo en el mundo europeo y anglosajón, por la "propaganda independentista con el apoyo de instituciones de la Generalitat" y cree que ya está teniendo "algún éxito" en su tarea de dejar claro que España es una "democracia plena".

"MARCA ESPAÑA NO PUEDE CONTINUAR COMO ESTÁ"

En ese sentido, ha adelantado que Marca España deberá "coadyuvar a esa tarea de representar a España como lo que es", así que ha apuntado que habrá cambios en esa oficina, incluso posiblemente con un cambio de nombre y de responsable, aunque ha agradecido el trabajo del actual Alto Comisionado, Carlos Espinosa de los Monteros.

"Marca España no puede continuar como está", ha dicho, subrayando que no es normal que este Alto Comisionado se crease "en un limbo" sin presupuesto, "en condiciones atípicas que una administración no debería aceptar". Su intención es que sea un "instrumento dotado de recursos, de capacidad y de personal, con una orientación seguramente distinta" a la que tenía cuando se creó.

Así, ha puesto en valor que el seretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, ha proclamado "alto y claro" que España es un Estado de Derecho y que no tenía "ninguna duda de la actuación de la Justicia española", y ha lamentado que "no ha trascendido tanto como si hubiera dicho lo contrario".

DISTINGUE LA JUSTICIA ALEMANA DE LA BELGA

Preguntado por la negativa de la Justicia alemana y belga a entregar a España al expresidente catalán Carles Puigdemont y a otros ex consejeros catalanes huidos, el ministro ha rechazado "poner en el mismo nivel a la justicia belga y la alemana", aunque ha dejado claro que respeta las decisiones de ambas aunque discrepe.

En el caso de Alemania, ha dicho que "el tribunal consideró que no hubo violencia en grado suficiente para justificar el delito que se le atribuye", pero en el de Bélgica ha reconocido que "siempre ha habido problemas". De hecho, ha recordado el caso de la miembro de ETA Natividad Jáuregui, reclamada por delitos de sangre que "sigue regentando tranquilamente un restaurante en una ciudad flamenca" porque el tribunal opinó que no había garantías de un juicio justo en España. Seguramente, ha asumido, la justicia belga tiene de la española "una visión distinta de su realidad".

Por otro lado, ha asegurado que "en los próximos días" se presentará el recurso contra las llamadas 'embajadas' catalanas. Según ha dicho, la decisión de presentarlo está adoptada, porque la Generalitat "no actuó conforme a los procedimientos legales en vigor" y su presentación solo es una cuestión de procedimiento.

"RESOLVER LOS PROBLEMAS REALES Y DISOLVER LOS IMAGINARIOS"

Borrell, que ha recordado que a él le llaman "traidor en distintos idiomas" y últimamente no solo desde el lado independentista, ha opinado que la política del Gobierno con Cataluña no es "ni dura ni blanda", sino dedicada a "hablar para resolver los problemas reales y a disolver los imaginarios, porque los problemas imaginarios no se pueden resolver pero hay que explicar que no son tales problemas".

"El Gobierno está embarcado en un proceso de bajar la insoportable tensión y hacer todo lo que puede para volver a una vía de diálogo político, pero no puede hacer lo que está en manos de otro poder el Estado", ha añadido. Borrell, no obstante, ha evitado pronunciarse sobre otros proyectos del Ejecutivo que no están relacionados con su departamento, como la reforma de los aforamientos.