Borrell celebra la salida de la NV-A del Gobierno belga: "Sin duda nos facilita la vida"

Josep Borrell pronuncia una conferencia sobre el Brexit
Oscar del Pozo - Europa Press
Actualizado 10/12/2018 12:19:55 CET


BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha celebrado este lunes la salida del Gobierno belga del partido nacionalista flamenco, la NV-A, cuyas críticas a España por la situación de los políticos catalanes procesados por la consulta del 1-O ha motivado varias protestas diplomáticas del Gobierno español, al asegurar que es algo que "sin duda" hará la vida más fácil.

"En lo que a nosotros, a España, le concierne, que este partido flamenco no tenga carteras ministeriales desde las cuales atacar a España, sin duda nos facilita la vida", ha asegurado el jefe de la diplomacia española en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE.

Borrell ha recordado así la "situación de incoherencia" entre la NV-A y la presidencia del Gobierno belga respecto a su posición respecto al conflicto catalán.

La salida de los ministros de la NV-A del Gobierno belga se producido por el rechazo del partido nacionalista flamenco a la firma del Pacto Mundial por la Inmigración de la ONU por parte de Bélgica como se había comprometido previamente el primer ministro belga, el liberal Charles Michel, que finalmente dejó en manos del Parlamento la decisión sobre el pacto.

Borrell ya avanzó la semana pasada que el Gobierno remitiría "una comunicación diplomática normal y corriente" para expresar su "desagrado" al Ejecutivo belga por las declaraciones del ministro de Defensa belga, el nacionalista flamenco Sander Loones, en apoyo a la huelga de hambre emprendida en prisión por el líder de JxCat en el Parlament, Jordi Sànchez y los exconsellers Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn.

Este no es el primer encontronazo del Gobierno español con los nacionalistas flamencos de la N-VA, que forman parte del Ejecutivo belga y son firmes aliados del independentismo catalán.

El momento más tenso se produjo el pasado octubre, cuando el Gobierno español retiró el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España por las descalificaciones reiteradas del presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, también de la N-VA, que criticó el encarcelamiento de políticos catalanes por la consulta del 1-O y llegó a asegurar que "el Gobierno español es incapaz de cumplir las condiciones para formar parte de una Europa democrática".