Borrell viaja a la India para impulsar la presencia de empresas españolas en la sexta economía del mundo

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores
Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo
Publicado 07/01/2019 17:53:30CET

Explicará en un foro su visión de la Europa post Brexit, que interesa a la que fue colonia británica, y verá a sus colegas de Irán y Australia

NUEVA DELHI, 7 Ene. (De la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha llegado este lunes a la India, en un viaje con un marcado contenido económico, ya que entre sus objetivos está impulsar la presencia de empresas españolas en un país que es ya la sexta economía del mundo, que crece a tasas de un 7 por ciento anual y que está a punto de alcanzar a China como el más poblado del mundo, aunque con unas altas tasas de desigualdad.

Borrell ha sido invitado a participar en los Diálogos Raisina, en cuya organización colabora el Ministerio de Exteriores indio, y aprovechará para mantener contactos políticos con miembros del Ejecutivo del país, además de con otros dirigentes, como sus colegas de Irán y Australia.

En una conversación informal con los periodistas en el avión que le ha llevado a Nueva Delhi, el ministro y el equipo que le acompaña han esbozado las líneas de una relación que aún es incipiente pero que tiene un potencial de cifras abrumadoras. A modo de ejemplo, India necesitará 40.000 vagones de tren para renovar su red ferroviaria, y una extensa red hidroeléctrica, nuclear, solar y eólica para dar suministro eléctrico a su población y, al mismo tiempo, descarbonizar su economía.

Junto a las perspectivas de negocio a largo plazo, el ministro tratará de impulsar también otros proyectos más inminentes. Para empezar, la firma de un contrato que ya está adjudicado, pero no rubricado aún, para construir 56 aviones de transporte militar C-295 de Airbus, de los que 16 se fabricarán en España. También para Navantia, que va a presentarse a una licitación para construir cuatro portahelicópteros (como el buque de la Armada española Juan Carlos I).

Otras empresas como Indra y CAF también están pendientes de licitaciones, respectivamente, en los sectores de tráfico aéreo y de material ferroviario y Talgo ha abierto una oficina en el país y está haciendo pruebas para poder presentarse a licitaciones.

También hay oportunidades en los sectores de agua y saneamiento, los servicios turísticos (desde 2011 se ha duplicado el número de turistas indios que viajan a España) y los servicios educativos. Junto a Borrell y el equipo de Exteriores, viaja en la delegación española la directora general de Comercio e Inversiones, María Paz Ramos Resa; el responsable de Relaciones Internacionales de la CEOE, Narciso Casado, y la directora general de la Cámara de Comercio de España, Inmaculada Riera.

En India, explican los consultados, es importante el apoyo institucional para las empresas, porque el país compite con China en potencial económico pero es sumamente complejo hacer negocios: La mayor democracia del mundo tiene una estructura administrativa y burocrática muy complicada -pese a algunas reformas simplificadoras a cargo del actual Gobierno-- y un proteccionismo muy arraigado en su cultura política, con un fuerte componente nacionalista por su historia colonial.

De hecho, las negociaciones para cooperación en el ámbito nuclear civil llevan ya siete años abiertas y, además, el Ejecutivo indio quiere que los primeros pasos, tanto en este ámbito como en la cooperación ferroviaria, se firmen entre gobiernos. Entre los asuntos que trae Borrell en cartera está la posibilidad de poner fecha a una visita del presidente del Gobierno.

REUNIÓN CON LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

Así, aunque el viaje tiene otros componentes, el primer acto de la agenda del ministro será un encuentro en la Embajada, con el personal de ésta y con los representantes de empresas españolas presentes en India.

En el país operan unas 200 firmas españolas pero desde 2017, con motivo de la visita a España del primer ministro, Narendra Modi, se creó un Foro de CEOS (consejeros delegados) del que forman parte las más grandes. Está previsto que sean los representantes de éstas (Airbus, Navantia, Acciona, Abengoa, Gestamp, Antolín o Roca, entre otros), quienes se reúnan con el ministro para transmitirle sus diagnósticos sobre el país.

Después, Borrell verá a su homóloga, la ministra Sushma Swaraj, y por la tarde, al de Transporte Terrestres y Autopistas, Transporte Marítimo y Recursos Hídricos, Desarrollo Fluvial y Rejuvenecimiento del Ganges, Nitin Gadkari. También son posibles encuentros con la titular de Defensa, Nirmala Sithamaran, el asesor de Seguridad Nacional y el presidente de la Comisión de Exteriores. El ministro español acudirá por la tarde a la inauguración del Diálogo Raisina, donde es previsible que el primer ministro Modi salude a los asistentes.

En ese foro, el ministro español aprovechará para reunirse con su colega iraní, Mohamed Javad Zarif, que previsiblemente querrá apremiar a las autoridades europeas a buscar soluciones para que las empresas europeas puedan seguir operando allí. Borrell también tiene prevista una reunión con la ministra australiana, Marise Payne.

En el Diálogo Raisina, Borrell participará en un panel (a puerta cerrada) sobre el futuro de Europa con el título "Viejo mundo, nuevas fronteras", sobre los renovados nacionalismos y populismos en Europa. Participan también el ex primer ministro italiano Paolo Gentiloni y la eurodiputada holandesa Marietje Schaake.

INDIA Y UNA UE SIN REINO UNIDO

Por la tarde del miércoles, tendrá lugar su conferencia, que será una defensa del proyecto europeo incluso ante dificultades como el Brexit o la brecha que se abre entre los países del este y los del oeste. Borrell también dejará claro que una UE sin Reino Unido, la que fue antigua metrópolis, no perderá el interés en India. La UE es, en su conjunto, el primer socio comercial del país (es su primer cliente y su segundo proveedor), aunque no hay perspectivas de que vuelva a reabrirse la negociación para un acuerdo de libre comercio e inversiones (por reticencias indias).

Por su tamaño demográfico y económico, su posición geográfica y su condición de potencia nuclear, India no es solo un gigante económico, sino que tiene enorme interés estratégico. España tiene previsto participar próximamente, con una fragata, en un ejercicio estadounidense para la libertad de navegación en la zona indo-pacífica.

Además de su conflicto con Pakistán -principalmente por la región de Cachemira--, el país rivaliza con China como potencia regional y ve con reticencias el proyecto de la Franja y la Ruta (también conocida como Nueva Ruta de la Seda), que prevé un ramal precisamente cerca de esa región.

Precisamente, el Gobierno español ha desvelado recientemente que no se sumará formalmente a ese macroproyecto chino --aunque sí quiere cooperar y que empresas españolas puedan participar en él-- porque prefiere cooperar en el marco de conectividad elaborado por la Unión Europea.

Contador