Actualizado 21/05/2007 14:27 CET

Cabanillas regresa al tribunal del 11-M para exponer periciales sobre la reivindicación y comisiones rogatorias

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El comisario jefe del Instituto de Estudios de la Policía, José Cabanillas, regresó hoy al tribunal del 11-M como perito para exponer a la sala varios de los informes en los que participó en su etapa de responsabilidad en la Comisaría General de Información. Así, Cabanillas, uno de los funcionarios mencionados en la carta enviada al presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, por el ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera en la que revelaba datos realizados por un supuesto informe que relacionaba a ETA con los atentados, resumió junto a otra compañera sus conclusiones en relación con el vídeo reivindicativo de la masacre localizado en Leganés.

Explicó que en el mismo aparecen tres figuras, y la central, que ha sido identificada con Jamal Ahmidan, alias "El Chino", se comporta "como un líder" que aparece además investido con los atributos habituales del mismo. Destacó que es él el que porta el arma, una ametralladora marca Sterling y habla en nombre propio identificándose con Abú Dujana Al Afgani.

Señalaron además la existencia de otros objetos en las imágenes característicos de videos reinvindicativos utilizados en Irak, como el corán o la bandera del Islam pegada en la pared.

Uno de los escoltas, dijeron, porta además un pulsador, que podría servir para advertir de que aún continúan contando con dinamita. En cuanto a los destinatarios añadieron que si bien la primera parte del mismo va dirigido a la población en general la segunda parte va para la población musulmana a la que se concede un plazo de siete días para huir de España si tiene miedo.

Los dos peritos indicaron que de la preparación de la cinta se ocupó todo el grupo que se suicidó en Leganés y otras personas que huyeron de la vivienda.

Cabanillas declaró posteriormente en relación con una segunda pericial, en este caso basada en las comisiones rogatorias enviadas para tomar declaraciones a presos en países como Francia, Bélgica, Italia y Marruecos. La mayor parte de los datos obtenidos señalan una pertenencia del considerado autor intelectual de los atentados Hassan El Haski de la sección europea del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM).