Cañizares lamenta que los programas educativos de España vayan encaminados a la "desaparición del hombre"

Actualizado 02/09/2007 16:22:48 CET

TOLEDO, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo, monseñor Antonio Cañizares Llovera, lamentó hoy que los programas educativos de España vayan encaminados a la "desaparición del hombre, de la verdad del hombre" y aseguró que el "hombre no es sin Dios, y la grandeza del hombre está en Dios".

En la homilía durante la celebración de la Santa Misa dominical en la Catedral Primada, Cañizares afirmó que "la cultura de hoy ve al hombre humilde como un hombre derrotado, como un hombre que no tiene perspectiva ni tiene futuro, porque todo depende del hombre, de la decisión del hombre, el hombre se construye a asimismo".

"Ese es el espíritu de la época, de la modernidad, un constructivismo que se pasa también al ámbito educativo, pero que destruye al hombre" destacó el arzobispo de Toledo, quien aseveró que "una antropología sin Dios, es el modelo que nos ofrecen permanentemente los medios de comunicación social, y que nos estamos tragando de manera inconsciente y suicida".

El también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) reseñó que es necesario cambiar antes de que sea demasiado tarde, "por eso la posición que tenemos ante cierto aspectos educativos, los obispos y tanto y tantos cristianos, porque somos conscientes de lo que nos estamos jugando".

En su opinión, "es necesario seguir el modelo de Dios, y no de los cínicos, es necesarios seguir el camino de los sabios, seguir la sabiduría de Dios, porque así camináremos en la verdad que nos hace libres". En este sentido, Cañizares hizo referencia a los mártires toledanos que serán beatificados el 28 de octubre en Roma, "testigos de la humildad, se rebajaron, no utilizaron la fuerza", puntualizó.

En la Santa Misa el cardenal arzobispo de Toledo envió a tres nuevos sacerdotes, José Tarjuelo (jubilado en Consuegra), Jaime Ruiz del Castillo (hasta ahora en estudios en Roma) y Emilio Bosch (vicario parroquial en la Puebla de Montalbán), a Perú donde se unirán a la misión diocesana en la Prelatura de Moyobamba.

En este contexto, Cañizares agradeció a las familias "por los sacerdotes que habéis entregado a la Iglesia, vuestras casas han sido agraciadas con Dios" y aseguró que "Toledo evangelizada y evangelizadora está llamada a la misión", concluyó.