El comisario Salamanca vuelve ante el juez del caso Villarejo para explicar miles de euros en pagos en efectivo

Publicado 11/07/2019 8:58:47CET
Sede de la Audiencia Nacional de la calle Génova
Sede de la Audiencia Nacional de la calle GénovaEUROPA PRESS - Archivo

El ex jefe de la Unidad de Extranjería destinado en Barajas no ha vuelto a la Audiencia Nacional desde su detención en 2017

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El comisario Carlos Salamanca, antiguo jefe de Unidad de Extranjería y Fronteras, volverá ante el juez del caso Villarejo este viernes para explicar cómo con un sueldo en torno a 45.000 euros anuales y sin tocar las cuentas bancarias, afrontó pagos en efectivo por importe superior a los 33.000 euros sólo entre 2012 y 2013 para mantener un tren de vida que incluía una colección de relojes, vehículos y accesorios de marcas de lujo.

Salamanca fue uno de los primeros mandos policiales en verse implicados en el caso Villarejo. Su nombre ya constaba en la denuncia inicial que desencadenó la causa, la que interpuso el empresario Francisco Menéndez, de Framen Consultores, cansado de hacer de 'pagafantas' para este comisario que, a cambio de dádivas diversas, le habría estado abriendo las puertas del Aeropuerto de Barajas a extranjeros sin visado para cruzar la frontera de España.

Fue detenido en noviembre de 2017, al tiempo que el comisario Villarejo, y enviado también a prisión, pero su situación procesal es desigual. En marzo de 2018 el entonces instructor de la causa, Diego De Egea, le puso en libertad y unos meses después, en julio, ordenó el archivo de actuaciones contra él, su mujer y su hijo, investigados por los mismos hechos. Recurso de Anticorrupción mediante, la Sala de lo Penal revocó aquella decisión y desde diciembre siguen todos oficialmente imputados en el caso.

Salamanca no había vuelto a ponerse ante el juez desde entonces y en este año y medio las investigaciones que le situaban como autor de presuntos delitos de cohecho, blanqueo y contra los ciudadanos extranjeros ha seguido avanzando hasta la incorporación este mes al sumario de la causa de un informe de la Unidad de Asuntos Internos que disecciona su patrimonio, el de su mujer y el de su hijo Carlos entre 2011 y 2018.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press, destaca que el matrimonio bebió "al menos en 2012 y 2013 de una fuente de financiación ajena a los ingresos declarados por sus actividades profesionales en vista de la disponibilidad de capital en efectivo para hacer frente a los gastos y facturas precisadas sin tener que recurrir al capital disponible en cuentas bancarias".

LA LOTERÍA DE NAVIDAD, EN INVERSIONES

En esas cuentas había dinero. Salamanca declaró haber sido agraciado con el premio de la Lotería de Navidad en 2012. Llevaba dos décimos por los que ingresó en el banco 800.000 euros con los que se dedicaría a comprar participaciones en sociedades, realizar préstamos de capital que le rentaban anualmente, adquirir un vehículo y un inmueble.

Sin embargo, en 2011, 2012 y 2013 el matrimonio no sacó dinero en efectivo de aquellas cuentas, cosa que sí hicieron en años posteriores (hasta 28.000 euros retirados en 2017) y los pagos con tarjeta fueron "prácticamente inexistentes" (un año después pagarían con plástico 8.000 euros), "habiéndose acreditado la existencia de pagos en efectivo y diversas entregas de vehículos durante esos años".

El informe detalla que en abril y octubre de 2012 pagaron facturas en metálico por importe de 25.990 euros y un año después, otras dos por 2.720 euros. "A lo anterior cabría añadir el pago del seguro del Porsche Panamera (1.845,78 euros en julio de 2012), el mantenimiento del Porsche Cayenne (1.939,98 euros en julio de 2012 y 545,87 euros en julio de 2013, todo ello pagado al contado".

En la misma lista, Asuntos Internos incluye "la adquisición del vehículo Toyota Rav4 (25.900 euros pagados en febrero de 2012) y Range Rover Evoque (46.750 euros pagados en febrero de 2013 cuyo coste asume Villarejo".

En esas fechas, y según la querella inicial de Fiscalía Anticorrupción, ya estaba en contacto con Menéndez, quien le encargó que facilitase la entrada ilegal en España de empresarios ecuatoguineanos vinculados a Gepetrol "a cambio de la obtención de dádivas de elevada cuantía" --se le intervinieron relojes por más de 90.000 euros, certificados de joyas con diamantes y zafiros y bolsos de lujo--, "prevaliéndose de su cargo".

EL AUDI DE UN CLIENTE DE VILLAREJO

El propio empresario denunció que le había regalado un Rolex, un Hublot, un viaje a Londres con su familia y el pago y mantenimiento de los dos vehículos Porsche de los que disfrutaba en 2012 y 2013. Aportó además documentación con anotaciones de pagos a Salamanca en el marco del encargo para favorecer a los guineanos, de los que constan en la causa tres entregas de efectivo por importe de 117.000 euros.

El informe de Asuntos Internos se detiene en la cuestión de los vehículos. Destaca que entre 2010 y 2012 tenía a su nombre la póliza de un Audi Q7 que un empresario dijo en sede policial haberle prestado, el mismo empresario que justo en 2009 y "previa intermediación" de Salamanca, "contrata a Villarejo para la elaboración de un proyecto de análisis e inteligencia" por 500.000 euros.

Los investigadores entienden que este era un miembro más del "clan parapolicial mafioso" que consideran que lideraba Villarejo, quien guardaba en su oficina una carpeta marrón con el nombre de Carlos Salamanca. Uno de sus roles habría sido proporcionar información confidencial extraída de bases policiales para los negocios de la organización, como se desprende además de uno de los audios transcritos en la causa en el que se analiza encargar a "Charly" que recopile datos de rumanos afincados en España.

Contador